Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Solidarios y comprometidos

El 50% de los jóvenes vascos está implicado en algún tipo de trabajo voluntario, en organizaciones no gubernamentales (ONG) o en otras asociaciones juveniles, según datos facilitados por el Consejo de la Juventud. Estas cifras sitúan a Euskadi, por detrás de Cataluña, a la cabeza de España en cuanto a compromiso y solidaridad."La juventud vasca se compromete más que los mayores por las cosas que le interesan. Es activa frente a la discriminación sexual y el racismo, aunque rechaza el alma de la caridad", afirma el concejal de Cooperación y Tolerancia de San Sebastián, el socialista Ernesto Gasco. De hecho, el movimiento asociativo en el País Vasco es fortísimo, con cerca 5.000 organizaciones de todo tipo.

La nueva generación de vascos se cree con derecho a exigir a las instituciones que cumplan con sus compromisos sociales. Por eso, afirma Ernesto Gasco, "actúa fuera del marco de lo que cree que es competencia de las Administraciones públicas".

El trabajo de muchos jóvenes ha estado encaminado a buscar soluciones al problema de la violencia. "No olvidemos", afirma el edil donostiarra, "que todo el movimiento pacifista está sustentado por esta nueva generación".

Muchos jóvenes se han decantado por la línea del rechazo a la violencia y por fomentar la reconciliación, y unos pocos, pero más ruidosos, los cachorros del movimiento abertzale, por llevar su lucha a la calle socializando el sufrimiento. En todo caso, los últimos datos del Departamento de Interior indican que los actos de violencia callejera se han reducido a la mitad en los últimos tres años.

El perfil del joven vasco no es, en ningún caso, conformista. El ejemplo más gráfico está en la insumisión. En la actualidad hay en Euskadi 8.000 encausados por este delito y 13.000 más declarados. Es su forma de decir no a una "sociedad militarizada", según Barroeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 1998