Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Datos de interés

La ropa para niños de la textil malagueña se distribuye en 11 países Una multinacional de 0 a 14 años

EMPRESAS» Neck&NeckQuerían crear un empresa en Marbella. Y para ello se autoimpusieron una condición: que no tuviera nada que ver con el turismo. Lo consiguieron. Joaquín Zulategui y dos miembros de su familia crearon en 1993 Neck&Neck, una marca que diseña y fabrica ropa para niños de 0 a 14 años. Se mire por donde se mire, huele a milagro empresarial. Ninguno de los tres tenía experiencia en negocio textil y en sólo cinco años se han convertido en propietarios de 12 talleres, 17 tiendas y tienen 54 franquicias distribuidas en 11 países diferentes. "Era todo un reto", explica Joaquín, "porque la Costa del Sol es de monocultivo: el turismo". Ellos no querían terminar dependiendo del buen tiempo. "Cuando tienes tu marca, tus tiendas el negocio es controlable, al menos dentro de un orden. ¿Pero qué pasa con una empresa turística si un año los extranjeros no aparecen?", bromea el director de Neck&Neck. De momento les ha dado buenos resultados. El año pasado facturaron 1.600 millones de pesetas, quizá porque sus clientes no dependen del sol. El camino no fue fácil. Tuvieron que aprender los procedimientos textiles, que hasta entonces desconocían. Sus profesiones estaban muy alejadas del mundo de las telas: Joaquín y Bernardo son abogados, y su mujer, pedagoga. Tuvieron que implantar una marca en sector textil, algo que es "tremendamente difícil" por la competencia que hay. Y quisieron asentarse en la Costa del Sol, "que es, literalmente, un desierto empresarial". Pero les mereció la pena invertir los 300 millones de pesetas con los que la levantaron. "Ya ni me acuerdo del día en que tuve que vender mi casa para sacar adelante el proyecto". El secreto del éxito es claro: "tener siempre los mejores puntos de venta en las ciudades para nuestra ropa". Una ropa de estilo bastante clásico y de precios que van desde jerseys a 5.000 pesetas a pichis de terciopelo a 10.000. "Desde luego que no somos la marca más barata, pero nuestros criterios de calidad son muy altos". Eso explica que, según aporta Zulategui, hayan recibido la certificación ISO 9001 que entrega la Asociación Española para la Normalización y la Certificación, Aenor. "La ropa vale lo que vale. Y nosotros hacemos las cosas como se hacían antes: por medio de artesanos y a mano. Lo único que se puede hacer para abaratar costes, y es lo que otras muchas marcas hacen, es fabricar en Asia utilizando mano de obra infantil. Y a eso nos negamos". De hecho, sus 12 talleres están en Andalucía: desde el que fabrica los tejidos hasta los que se encargan de la confección. Con las franquicias no han sido tan regionalistas. "Desde un principio teníamos claro que queríamos salir fuera de España. En nuestro pueblo estamos acostumbrados a exportar", asegura este navarro. Por eso eligieron un nombre inglés, "que tiene carácter internacional, pero que también es fácil de pronunciar. Aunque luego nos enteramos de que en árabe significa una expresión grosera", dice riéndose. No ha sido un detalle sin importancia porque Neck&Neck está además de en países europeos y latinoamericanos y árabes. Su desembarco en los países árabes fue por casualidad. "Estábamos recién nacidos y un kuwaití conoció una de nuestras tiendas en Marbella. A su mujer le gustó y terminamos firmando un contrato". Su próximo reto es Norteamérica. Ahí, según dice Zulategui, quieren que las tiendas sean de su propiedad y no en franquicia, por lo menos la que piensan abrir "ya" en Miami. Neck&Neck sólo vende en sus tiendas. En sus tiendas y a través de Internet, donde cambian todas las temporadas sus catálogos. Unos catálogos que ofrecen muchos cuadros escoceses, terciopelo, cuellos redondos y algún que otro lazo para los vestidos. "Hacemos lo que nos gusta y no seguimos las modas. Lo hacemos por principio porque si no es así, las cosas te salen mal". Es una regla que les ha funcionado. "Recibimos pedidos rarísimos, de Cartagena o Arizona". Por eso no entiende que Andalucía no aproveche todo su potencial. "Aquí se puede hacer de todo. La gente tiene que saber que no estamos obligados a vivir del turismo. Sobran las personas con imaginación e iniciativa". No hay más que ver la empresa familiar de Zulategui, que, por cierto, dice ser un emigrante a la inversa de "norte a sur".Dirección C/ Alhambra, 29 Marbella 29660 Empleos 319 Facturación 1.600 millones anuales Producción Fabricación de tejidos, diseño de ropa infantil y tiendas de venta. Sus 12 talleres, desde el que fabrica los tejidos hasta los que se encargan de la confección, están en Andalucía

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de septiembre de 1998