Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mapa de las carencias materiales se extiende desde Orcasur a Villalba

Parece entrar en el capítulo de lo inevitable. Todos los años, al comienzo del curso, numerosas asociaciones de padres denuncian que las aulas de los colegios de sus hijos no se encuentran en condiciones para que empiecen las clases. Esta vez la situación es particularmente grave en el Ciudad de Jaén, el único colegio público del barrio de Orcasur, con cerca de 550 alumnos. Los padres han revelado que un informe de la inspección ministerial eleva a 200 millones el coste de las reformas necesarias en las instalaciones, jalonadas de "grietas, rampas en mal estado, plaquetas a punto de desprenderse, servicios que rezuman agua y ratas y cucarachas merodeando el comedor", según describe uno de ellos, Jesús Fernández.Las deficiencias continúan por los colegios Los Jarales, en Las Rozas, y Antonio Machado, en Collado Villalba, donde los niños de educación infantil han de desenvolverse en barracones ("aulas prefabricadas", en terminología ministerial). En el Daoiz y Velarde de Alcobendas también faltan aulas para los más pequeños.

CC OO calificó ayer de "caótica" la planificación del curso, cifra en 5.000 el déficit de plazas para niños de tres años y advierte que, a dos días de iniciarse las clases, había 2.500 maestros sin plaza adjudicada. "La gestión es perversa, opaca, irregular", añaden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1998