Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento no opinará sobre la recalificación de los edificios forales hasta conocer el proyecto

El Ayuntamiento de Bilbao no se pronunciará sobre la recalificación de 19 inmuebles de la Diputación, tasados en 15.000 millones de pesetas y con los que pagaría su traslado a Abandoibarra, hasta conocer la propuesta concreta. El concejal de Urbanismo, el socialista Dimas Sañudo, abogó por "ser prudentes" y adelantó que no se opondrá a "todo aquello que entre dentro de lo legal y lo permitido". El concejal de Obras, Ibon Areso (PNV), respaldó el plan por considerar que no implica desequilibrios urbanísticos. "Es un trueque de usos; se cambia lo uno por lo otro".

La clave de la magna operación inmobiliaria que pretende poner en marcha la Diputación -permutar 19 inmuebles de 40.000 metros cuadrados para sufragar el traslado de todas las dependencias a la futura torre de Abandoibarra y acabar con la dispersión actual- es la recalificación de las propiedades forales, la mayoría de ellas oficinas administrativas que incluyen las sedes de varios departamentos forales.La decisión del cambio de uso recae en el Ayuntamiento, que ayer se pronunció con gran cautela. Urbanismo, área que debe otorgar la recalificación, no dispone aún del plan concreto presentado el martes por Josu Bergara. "No tengo conocimiento detallado de la propuesta, y sin saberlo no me puedo pronunciar. Hay que esperar a que llegue el proyecto de la Diputación", afirmó ayer su titular, el socialista Dimas Sañudo. El concejal de Urbanismo desveló que únicamente conocía la existencia de un estudio que evaluaba el traslado de las oficinas administrativas forales a Abandoibarra. "De las recalificaciones, no sabía nada. Ahora hay que estudiar el plan. A todo lo que entre dentro de lo legal y lo permitido el Ayuntamiento no va a poner obstáculos, porque nuestra voluntad es agilizar y facilitar el auge de Abandoibarra". El PNV, socio de gobierno en Bilbao de los socialistas junto a IU, mostró su respaldo a la operación de permuta diseñada. "Sin meterme en la competencia de mi compañero de Urbanismo, creo que no causa ningún problema de equilibrio urbanístico para Bilbao", señaló el concejal de Obras, Ibon Areso. Argumenta que se trata de un simple trueque de usos: "La torre de Abandoibarra, que es para oficinas, se dedica a equipamiento institucional, y las propiedades de la Diputación justo a lo contrario. Se cambia lo uno por lo otro y sólo se modifica el emplazamiento". La concejal de Empleo y Medio Ambiente y portavoz de IU, Julia Madrazo, manifestó sus reservas as hasta no conocer mejor la operación. "Centralizar lo servicios está bien, pero que no dé lugar a especulación". La Diputación no espera disponer de ningún oferta concreta sobre la permuta hasta mediados de 1999, según admitieron fuentes de la institución foral. Los dos principales grupos inmobiliarios de España, Metrovacesa y Vallehermoso, han mantenido contactos "protocolarios" con representantes forales. El primero se produjo en marzo en la Feria Inmobiliaria de Cannes, la más importante del sector, y posteriormente ha habido alguna reunión más, aunque sin que la Diputación detallase la operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de septiembre de 1998

Más información

  • El peneuvista Ibon Areso dice que el plan no supone desequilibrios urbanísticos en Bilbao