_
_
_
_
_

La corbata mensajera

¿Puede ser llamada a declarar una corbata y convertirse en pieza de evidencia en el caso Lewinsky? ¿Ha utilizado Bill Clinton una corbata amarillo oro con rectángulos azul marino para comunicarse secretamente con su antigua amante? No se trata de una de las muchas bromas que los showmen televisivos, sino de una noticia de portada en el serio y ponderado The New York Times. Según el periódico, el misterio de la corbata afloró el pasado día 6, el de la primera comparecencia de Lewinsky ante el gran jurado, cuando Clinton se presentó en los jardines de la Casa Blanca y anunció urbi et orbi su intención de testificar "completa, veraz y honestamente"en el caso. Pero, para su desgracia, al presidente se le ocurrió ponerse una corbata regalo de la exbecaria.

Más información
Lewinsky vuelve a declarar hoy mientras Clinton trata de restablecer la paz familiar

La corbata, no entregada a pesar de haber sido reclamada judicialmente por el equipo del fiscal Kenneth Starr como parte de los regalos de Lewinsky a Clinton, era muy especial para Lewinsky, que consideraba que, cada vez que la lucía, el presidente le expresaba su cariño. Los fiscales, se preguntaron si llevar la prenda no significaría una petición de apoyo por parte de Clinton, precisamente el día en que la exbecaria declaraba.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_