TORMENTA MONETARIA EN RUSIA

Los bancos aplican tasas de cambio que sitúan a la moneda rusa en su nuevo valor mínimo

La población rusa entendió perfectamente lo que significa la nueva política monetaria del Gobierno y corrió a las casas de cambio a comprar dólares y a los bancos a cerrar sus cuentas. Los operadores calificaron la situación de ligero pánico, y aunque todavía no se forman las monstruosas colas que en tiempos de crisis se han visto en Rusia, la situación puede tornarse incontrolable. La mayoría de los bancos vendieron el dólar ayer a 7,50 rublos, pero algunos pedían incluso 9,5, lo que significa una devaluación que oscila entre 16% y el 51% en comparación con la cotización oficial del viernes.

Más información
Alemania, primer acreedor de Moscú, pide a Yeltsin que aplique el plan del FMI
Los mercados europeos superan la jornada con leves descensos

Incluso a esos precios, muchos puntos de cambio se vieron en la segunda mitad del día sin dólares para vender y atender así la demanda de la moneda norteamericana. Las largas colas proliferaron en las casas que todavía vendían a 7,5 rublos la moneda estadounidense, pero al final de la tarde, cuando el precio mínimo de los billetes con la efigie de George Washington se fijó en 8 rublos mínimo, las filas desaparecieron. Mucha gente comenzó ayer a cerrar sus cuentas bancarias, en clara señal de que desconfía que la crisis pueda ser detenida a corto plazo. En algunas filiales del Sberbank (Banco de Ahorros) -que concentra cerca del 80% de las cuentas de ahorro de la población- los rublos también se acabaron y la gente tuvo que empezar a dejar peticiones por escrito para poder retirar su dinero en los próximos días. Si la desconfianza de los rusos aumenta y el pánico se apodera de todos, con toda probabilidad el sistema bancario se derrumbará, ya que los bancos simplemente no podrán devolverle el dinero a sus clientes. Los rusos tienen aproximadamente unos 3,75 billones de pesetas en cuentas de ahorro, y se estima que otro tanto lo tienen en su casa, escondido debajo del colchón, el único banco fiable, como decía ayer una mujer al ir a cerrar su cuenta en Sberbank. Por lo menos la misma cantidad es mantenida en cuentas en el extranjero, según los análisis de los expertos.

El pánico se ha extendido ya a algunas tiendas, que en esta situación han optado por cerrar sus puertas. "Nadie sabe cuánto vale realmente el rublo ahora. Y como todo lo que vendo viene del extranjero, ya no sé qué precios debo pedir. Prefiero esperar a que pase un poco esta situación de caos", explicó un comerciante de muebles mientras ponía la alarma a su tienda antes de irse a casa. "No sé si reabriré mañana o esperaré unos días más", agregó. Mientras tanto, la Bolsa de Moscú, que vio paralizadas sus operaciones en la mañana de ayer debido a las medidas de emergencia adoptadas por el Gobierno, cerró con una baja del 4,85%. La jornada no tuvo, sin embargo, el nerviosismo del pasado jueves negro, cuando las operaciones tuvieron que ser suspendidas durante 45 minutos debido a la caída en picado de las acciones de las principales compañías.

El Banco Central, de acuerdo con el resultado del mercado interbancario de divisas, fijó la cotización oficial del dólar en 6,43 rublos por unidad para el día de hoy, muy por debajo del precio real pedido ayer en las cajas de cambio. El pequeño descenso de la moneda estadounidense registrado en la bolsa intercambiaria se debe, según opinión de los especialistas, a las nuevas reglas que había impuesto el Banco Central la semana pasada. De acuerdo con éstas, sólo pudieron comprar divisas aquellos bancos que el viernes, antes del anuncio de las medidas extraordinarias introducidas ayer, hicieron los depósitos previos correspondientes en rublos.

Habrá que esperar a ver cómo reacciona hoy el mercado de divisas para determinar si el Gobierno realmente podrá garantizar un devaluación controlada del rublo. Anatoli Chubáis confía en que será posible y asegura que las duras medidas adoptadas por el Gobierno han permitido evitar el colapso del sistema bancario ruso. Sin embargo, es poco probable que todos los bancos que actualmente funcionan en Rusia sobrevivan a la crisis. Cosa que no necesariamente es negativa, sobre todo tomando en cuenta que su número es a todas luces excesivo: unos 1.500.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS