Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samper admite por primera vez que el narcotráfico pagó su campaña electoral

Después de años de denuncias y acusaciones, Colombia recibió ayer con sorpresa el reconocimiento por parte del presidente Ernesto Samper de que su campaña electoral, en 1994, se vio beneficiada por el dinero procedente de la mafia del narcotráfico. Es la primera vez que, de forma contundente, Samper admite la sospecha que ensombreció desde el primer día su presidencia. Este reconocimiento llega, sin embargo, demasiado tarde, cuando el partido de Samper ha sido ya derrotado en las urnas para dejar el próximo mandato en manos del conservador Andrés Pastrana.

"Como se sabe, fui víctima de esta invasión [de la mafia en la política] en la campaña que me llevó a la presidencia. Así lo confirman las confesiones de quienes la manejaron administrativamente y las pesquisas de la justicia", dijo Samper al abrir las sesiones del nuevo Congreso, en la noche del pasado lunes.Los aportes de entre seis y siete millones de dólares (entre 900 y 1.050 millones de pesetas)que hizo el cartel de Cali a la empresa electoral Samper Presidente detonaron uno de los mayores escándalos políticos de la historia reciente del país y marcaron el cuatrienio del liberal de Samper, que concluye el 7 de agosto cuando asumirá la presidencia el conservador Andrés Pastrana. La afirmación explícita marca un viraje en la posición del mandatario saliente sobre la influencia de dinero ilícito en su aparato electoral pues, hasta ahora Samper sólo había concedido que "si" hubieran entrado aportaciones del narcotráfico a su campaña, esto habría ocurrido "a [sus] espaldas".

En su discurso de apertura del nuevo Parlamento, el mandatario liberal también aseveró que fue objeto de una "conspiración cuyas dimensiones están comenzando a salir a flote" y que aunque muchas veces consideró "la opción de renunciar", siempre concluyó que era mejor aferrarse al poder por las implicaciones que tendría su caída: "Colombia tardaría muchos años en recuperarse del estigma de un presidente derrocado por el narcotráfico como resultado de una poderosa alianza de fuerzas oscuras nacionales e internacionales, concertadas para desestabilizar la democracia y cambiar su rumbo". Todo esto dicho ante un Congreso en el que este lunes se configuró un nuevo escenario de alianzas entre el Partido Conservador y distintas facciones liberales, que pusieron en evidencia la erosión del grupo que históricamente tuvo las mayorías parlamentarias, podría ser anuncio de que a Samper no le espera una época de reposo, dedicado a la enseñanza como había anunciado, sino tal vez, una prolongación de su defensa como candidato y presidente. "Regreso a mi apartamento de siempre, a mis libros, a mi cátedra y a mi gente", declaró hace poco.

Aunque en los últimos días Samper ha insistido en que no se vengará de sus adversarios políticos, está claro que hay muchas cuentas pendientes. Por lo pronto, ante el Congreso Samper advirtió: "Quedan notificados: la lucha sigue".

Ataques al ex fiscal

Los primeros dardos le cayeron al ex fiscal Alfonso Valdivieso, enlace de la campaña de Pastrana con los sectores liberales antisamperistas que le permitieron al presidente electo ganar ascendiente en las filas del nuevo Congreso y amarrar apoyos, de un lado, para la reforma política que implica un proceso de negociación con la guerrilla y, de otro lado, respaldo a su plan de ajuste económico.En lo que algunos analistas interpretan como un anticipo de la defensa del ex presidente Samper, éste acusó a la fiscalía conducida por Valdivieso de usar testimonios incompletos para incriminarlo, de utilizar testigos sin rostro y de filtrar a la prensa expedientes parciales. Se avecinan tiempos turbulentos para Samper y el Partido Liberal. El que por primera vez la presidencia del Senado la obtuviera un conservador, Fabio Valencia, puntal del triunfo de Pastrana en el noroccidental departamento de Antioquia, refleja la debilidad del liberalismo, muchos de cuyos dirigentes regionales negociaron su voto, a última hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 1998

Más información

  • El presidente saliente de Colombia se declara "víctima" de la infiltración mafiosa