Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julio María Sanguinetti recibe el premio de los editores de Madrid

Julio María Sanguinetti, presidente de Uruguay, recibió anoche en Madrid el premio Antonio de Sancha 1998 que otorga desde el año pasado la Asociación de Editores de Madrid y que le fue concedido para subrayar su trayectoria pública en favor de la defensa de la libre circulación del libro en todo el mundo de habla hispana.El galardón está patrocinado por CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos), que se dedica a la lucha contra la fotocopia. Sanguinetti sorprendió con un discurso que dijo sin papeles y que supuso una defensa de la sociedad de la lectura como aval de la sociedad democrática. "Una casa sin libros es una casa vacía. La democracia no es sólo un sistema político, sino una filosofía de la vida, un talante amable para afrontar en mala y en buena fortuna los avatares de la vida". El acto en el que le fue entregado a Sanguinetti el Premio Antonio de Sancha, que en su primer convocatoria le fue otorgado a Jack Lang, por su trabajo como ministro de Cultura francés en favor del precio fijo de los libros en Europa, se celebró en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Estuvieron en la presidencia del acto Alberto Ruiz-Gallardón, presidente de la Comunidad de Madrid; Miguel Ángel Cortés, secretario de Estado de Cultura, y los presidentes de la Asociación de Editores de Madrid, Fermín Vargas, y de CEDRO, Federico Ibáñez. José Luis Gómez, el actor teatral, leyó unos versos de Lope de Vega para abrir la ceremonia: "Libros, quien os conoce y os entiende, ¿cómo puede llamarse desdichado?".

Y el acto luego fue un homenaje al libro. Fermín Vargas se enorgulleció con las cifras, ya que España es el quinto país del mundo en producción editorial. Como Sanguinetti se ha distinguido en la defensa de la libre circulación del libro en todo el mundo de habla hispana, Fermín Vargas le hizo partícipe del honor de haber impulsado la espléndida situación actual. Cortés añadió algunos nombres de editores españoles, como Francisco Pérez González, que en tiempos más difíciles fueron abriendo el camino de la relación España-América.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 1998