_
_
_
_

Las tropas serbias recuperan terreno en Kosovo y dominan la frontera albanesa

Las tropas serbias y la guerrilla independentista del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) sostienen desde el pasado fin de semana los combates más encarnizados que se registran en la provincia de mayoría étnica albanesa desde el pasado mes de marzo. Al menos 110 guerrilleros han muerto en los enfrentamientos, según aseguraban ayer fuentes de Belgrado, mientras las fuerzas yugoslavas recuperaban el control de la ciudad de Orahovac, ocupada el sábado por el ELK, y paraban sangrientamente una nueva infiltración independentista desde Albania.

Los combates continuaron ayer en las afueras de Orahovac, localidad de 20.000 habitantes situada a unos sesenta kilómetros de Pristina, la capital de Kosovo, después de que el Ejército serbio recurriera al uso de armas pesadas para que la policía se hiciese con el control del centro de la población y levantara el asedio de la guerrilla del ELK a la comisaría. Según esta versión serbia, los insurgentes se habían hecho fuertes en una oficina de correos y una escuela, y las fuerzas gubernamentales no habían sufrido bajas en los enfrentamientos.Fuentes independentistas, sin embargo, aseguraban ayer en Pristina que los combates se mantenían activos tanto en el centro de Orahovac como en pueblos de los alrededores, en una zona situada a apenas 30 kilómetros de la frontera de Albania. La ciudad sigue incomunicada y sus líneas telefónicas están cortadas. Esta operación del ELK, que controla una amplia zona rural en el oeste de Kosovo, es la primera que se dirige contra un centro urbano desde que inició su rebelión en febrero, en un conflicto en el que han muerto 460 personas y decenas de miles de civiles se han visto forzados a huir.

La pasada madrugada se produjo también un nuevo incidente en la frontera entre Albania y Yugoslavia, cuando centenares de guerrilleros intentaron infiltrarse a través de las montañas de Djeravica, en la región de Decani. Al menos una veintena de separatistas armados murieron en los choques con guardas de fronteras serbios, que durante la madrugada del sábado ya habían matado en una emboscada a otros 30 milicianos del ELK, según informó del Gobierno serbio. La televisión de Belgrado dijo anoche que cerca de 300 soldados del Ejército de Albania estaban dentro de Kosovo, extremo que fue desmentido por las autoridades albanas.

Los pasos de Djeravica se han convertido en la principal vía de penetración de armas y equipos militares desde Albania. Fuentes del Tercer Cuerpo del Ejército yugoslavo, desplegado en la zona, han asegurado que cerca de un millar de guerrilleros intentaron atravesar la frontera el pasado fin de semana. Las tropas serbias, por su parte, sólo reconocen algunos heridos, mientras elevan hasta 110 la cifra de muertos. Los portavoces independentistas hablaban también de un centenar de muertos en las filas del ELK.

Desde que en 1989 el presidente Slobodan Milosevic suprimió la autonomía de Kosovo, con un 90% de población de origen albanés, el conflicto ha permanecido latente hasta la insurrección del ELK, en 1996.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa acaba de enviar una delegación a Yugoslavia para intentar que Milosevic acepte la mediación del expresidente del Gobierno español Felipe González. Pero tanto Belgrado, que acusó a Albania de apoyar abiertamente al ELK, como Tirana, que pidió "acciones radicales contra los serbios", elevaron ayer el tono de sus recíprocos reproches.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_