_
_
_
_

La relación de Aznar con el PNV frena el pacto antiterrorista con el PSOE

Luis R. Aizpeolea

La prioridad que el presidente del Gobierno, José María Aznar, concede a sus contactos con el PNV está dificultando las relaciones del Ejecutivo con el PSOE en materia antiterrorista. Los intentos del ministro del Interior, Jaime Mayor, de contar con el PSOE para presionar al PNV en la dirección de recuperar los principios fundadores del Pacto de Ajuria Enea están quedando orillados, según constatan Ramón Jáuregui y Juan Alberto Belloch.

Más información
"Por el consenso social"

Aznar apuesta por un proyecto de colaboración con sus actuales socios nacionalistas a largo plazo, incluido el PNV, y tratará de revalidarlo tras las próximas elecciones generales al margen de acontecimientos como la Declaración de Barcelona, firmada esta semana en esa ciudad y que apunta hacia la creación de un frente reivindicativo nacionalista.El pasado miércoles, el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, se reunió a desayunar con el ex ministro de Justicia e Interior y responsable socialista de estas áreas, Juan Alberto Belloch, para darle cuenta de la operación de cierre del diario Egin iniciada esa misma madrugada. Mayor también telefoneó al secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, con el mismo objetivo.

Mayor trata de mantener a los socialistas al día de las grandes operaciones que realiza su ministerio en un elemento clave de la política de Estado, como es la lucha antiterrorista, en tanto que el PSOE la apoye. Pero Mayor, según constatan sus interlocutores socialistas, no va a dar el salto de desarrollar esta línea en un terreno estrictamente político, como aprovechar la formación del Gobierno vasco en octubre para presionar al PNV, en colaboración con el PSOE, a que regrese a la política de firmeza contra el terrorismo y corte sus conversaciones con HB mientras ETA siga matando. Mayor sondeó esta posibilidad la pasada primavera en algunos encuentros discretos que mantuvo con el dirigente del PSOE y ex secretario general vasco, Ramón Jáuregui.

Los límites a los deseos de Mayor vienen impuestos por una política estratégica diseñada por el propio Aznar, de la que ha dado algunas pistas en sus últimas declaraciones públicas, pero que se ha abordado de manera más clara en sus conversaciones con el PNV. Y particularmente en el almuerzo que el pasado martes mantuvo en La Moncloa con los portavoces de los grupos parlamentarios nacionalistas, entre ellos Iñaki Anasagasti (PNV).

En dicho encuentro, Aznar planteó a los portavoces nacionalistas su pretensión de contar con ellos en un proyecto a largo plazo tras las elecciones generales del año 2000, y reiteró a Anasagasti su intención de mantener las relaciones con el PNV a toda costa, pese a las numerosas discrepancias que sostienen en política antiterrorista, según fuentes próximas a los reunidos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Aznar ha manifestado su desacuerdo con la reciente decisión socialista de abandonar su colaboración con el PNV en el Gobierno vasco y no descarta que el PP vasco sostenga a los nacionalistas en el Ejecutivo autónomo con una fórmula similar a la que mantiene con el PNV en el Gobierno central, si los socialistas deciden no colaborar con él.

El principal problema que se plantea a Aznar procede del PP del País Vasco, irritado por la actitud de los nacionalistas, que mantienen sus conversaciones con HB mientras contemplan cómo ETA mata a sus concejales.

Tampoco los socialistas están animados en persistir en una política común con el PP ante el PNV en la cuestión del terrorismo. Ramón Jáuregui señala que la actitud política de Aznar con el PNV cierra el paso a cualquier avance. "Han pactado sus discrepancias en materia antiterrorista. El Gobierno mira a su electorado y juega a representar el papel del Estado en el País Vasco y el PNV mira al suyo y juega a representar a todo el nacionalismo vasco".

Pero Jáuregui admite que la proximidad de la etapa electoral encadenada -comicios vascos, catalanes, municipales y generales- dificulta al PSOE el encuentro con el Gobierno.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_