Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata de tres tiros de escopeta a su ex esposa en Alicante

La víctima, en trámite de separación, había denunciado malos tratos

La violencia doméstica se ha cobrado una nueva víctima. María Luisa Rebollo Para, de 51 años, murió ayer de madrugada en Alicante, en plena calle, a consecuencia de los tres tiros de escopeta disparados por su marido, Isaías Pablo Velasco Requejo, del que se encontraba en trámites de separación. La víctima ya había denunciado ante la policía en varias ocasiones los malos tratos y las amenazas de muerte que recibía de su marido.

Hace ya unos meses, la víctima decidió abandonar el domicilio que compartía con su esposo y se mudó al piso de uno de sus dos hijos, Juan Manuel, de 29 años, en la calle del Fotógrado Ángel García de Alicante. La mujer había iniciado también los trámites para la separación legal del agresor tras denunciar en al menos dos ocasiones malos tratos y amenazas de muerte por parte de su ex esposo.Sobre las dos de la madrugada de ayer, María Luisa Rebollo llegó en taxi al domicilio de su hijo después de finalizar su jornada de trabajo como cocinera en un bar de la vecina localidad de San Juan. En el pequeño jardín situado cerca de la vivienda de su hijo, en el barrio obrero de Juan XXIII, la esperaba su marido, Isaías Pablo Velasco, armado con una escopeta.

María Luisa pudo ver a su marido desde el taxi y, al parecer, comentó al conductor que la presencia de Isaías la inquietaba. Sin embargo, bajó del vehículo y el taxista siguió su marcha. Cuando María Luisa se acercó al portal, el agresor la retuvo y ambos discutieron. Varios vecinos escucharon los gritos acalorados de la pareja. Una mujer que conocía al matrimonio y que en ese momento se disponía a tirar la basura les oyó gritar, y otro vecino ha declarado a la policía que vio la riña desde el balcón de su casa.

Pero nadie tuvo tiempo de intervenir. La discusión no duró más de unos minutos, porque Isaías sacó una escopeta de caza y disparó tres tiros a bocajarro a la mujer en la zona del vientre. María Luisa no tardó en fallecer a consecuencia de las graves heridas.

El hijo mayor de la pareja, Juan Manuel, escuchó la disputa desde su vivienda. Cuando se asomó a la ventana vio a una pareja peleándose y reconoció a sus padres. El joven bajó rápidamente a la calle, pero no tuvo tiempo de impedir el parricidio. Al llegar junto al cuerpo de su madre, que aún estaba con vida, Isaías ya había abandonado el lugar en su propio vehículo.

La Comisaría de Policía de Alicante recibió el aviso poco después e inició la búsqueda del agresor. Junto a María Luisa, tendida en medio de un un gran charco de sangre, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía hallaron los tres cartuchos de escopeta disparados contra la víctima.

El personal de urgencias que se trasladó al lugar de los hechos no pudo hacer nada por salvar a María Luisa.

Llamadas al bar

El arma homicida tampoco se ha encontrado de momento, por lo que la policía de Alicante cree que aún puede estar en poder de Isaías.Según fuentes cercanas a la investigación, Isaías Velasco llamó a lo largo de la mañana de ayer tres veces al bar en el que trabajaba María Luisa. La mujer del propietario contestó a estas llamadas. Al parecer, el agresor quería saber si había matado a su ex esposa. También acusó a la mujer del dueño del bar de haber influido en María Luisa y de animarla a que se separa de él.

En lo que va de año, 19 mujeres han perdido la vida en España a manos de sus compañeros sentimentales. La mayoría de las víctimas se hallaban en trámites de separación. En estos primeros seis meses del año, de las aproximadamente 10.000 mujeres que han presentado denuncias por agresiones y malos tratos, unas 7.000 lo hicieron contra sus parejas.

Entre los últimos episodios de violencia en el hogar se encuentra el protagonizado por A.L.T., una joven de 24 años, que murió el viernes tras ser arrojada por su pareja desde un sexto piso, en Almería. El domingo una reyerta familiar acabó a puñaladas con la vida de Francisco C.G. en Alcalá de Henares; su esposa Olga H.M. también resultó herida de arma blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de julio de 1998