Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asignatura pendiente

Consuelo Ruiz Velez-Frías es un apóstol del parto natural sin dolor y sin uso de anestésicos y considera que este tipo de alumbramiento es "una de las asignaturas pendientes de las mujeres de hoy y de todos los tiempos, porque pocas cosas como el nacer han estado rodeadas de tantas supersticiones, ignorancia e intereses bastardos".En su afán de luchar por este tipo de parto y porque sea accesible a todas las mujeres, esta matrona refleja sus conocimientos en el libro Cartilla para aprender a dar a luz (Talasa Ediciones. Madrid, 1998).

"Una mujer sana respira, digiere, su sangre circula, su sistema nervioso cumple su función, sin necesidad de médicos ni tratamientos, salvo que enferme. Sin embargo, el parto parece haberse convertido en una enfermedad sólo porque duele. Lo sensato sería investigar por qué es doloroso, cuando otras funciones semejantes del organismo no lo son". Según Consuelo Ruiz, el aprendizaje para el parto sin dolor requiere partir de la creencia de que se pueden traer hijos al mundo sin sufrir: "Teniendo fe en este principio, yo le enseño a las mujeres una serie de técnicas de relajación y de respiración, que facilitan todo el proceso de oxigenación y de las contracciones uterinas".

A pesar de que los ginecólogos consideran el parto una caja de sorpresas, esta matrona afirma que los riesgos son ínfimos en una mujer sana y con un desarrollo gestacional normal.

"Tengo un ejemplo muy reciente", dice, "en una madre de gemelos. Estaba embarazada por primera vez con 37 años, es decir, era primípara añosa y con embarazo gemelar, la perfecta candidata para la cesárea. Sin embargo, la ayudé a prepararse y dio a luz felizmente en una de las pocas clínicas que hay en España para nacer sin intervencionismo, si la mujer así lo elige".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998