Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón quiere firmar ya la reducción de la jornada laboral

El presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), ha pisado el acelerador para incentivar en la región la reducción de la jornada laboral. Ayer declaró en una conferencia de prensa que su Gobierno está dispuesto a subvencionar ya las iniciativas empresariales para recortar el horario de sus trabajadores a cambio de crear nuevos puestos de trabajo.Ruiz-Gallardón aclaró que estas ayudas de dinero público sólo se concretarán previo acuerdo de los sindicatos y la patronal. El presidente madrileño aseguró que la patronal CEIM y los sindicatos UGT y Comisiones Obreras han iniciado ya los contactos para pactar una futura reducción de la jornada laboral. El jefe del Ejecutivo autónomo consideró que esta medida no entra en contradicción con la política de empleo diseñada por el Gobierno de José María Aznar. "El Gobierno de la nación ha establecido desde el primer momento que cualquier intento de crear empleo mediante la reducción de la jornada laboral tiene que nacer no de una norma estatal o autonómica, sino del acuerdo de los agentes sociales, y ésa es, precisamente, la forma elegida por la Comunidad de Madrid".

El Gobierno regional aún no ha precisado ni la cuantía ni las condiciones que exigirá a las empresas para conseguir las subvenciones por reducción de jornada laboral.

El consejero de Economía, Luis Blázquez, que está impulsando desde su departamento el acuerdo entre los agentes sociales, declaró el pasado martes que el Ejecutivo autónomo estaba dispuesto a invertir decenas de miles de millones en este programa de fomento del empleo en los dos próximos años.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell, declaró ayer en Majadahonda que el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, es un ejemplo de cómo "la Administración, si quiere, puede actuar en política de empleo y no confiarlo todo al libre juego de mercado, como hace el Gobierno de la nación", informa la agencia Servimedia.

CCOO propone que la reducción de 40 a 35 horas pueda hacerse en cuatro años

Comisiones Obreras plantea un proyecto "suficientemente flexible" para que la patronal acepte un pacto sobre la reducción de la jornada laboral. El sindicato propone que el paso de las 40 a las 35 horas semanales se pueda hacer en cuatro años, de manera que la Administración regional podría subvencionar a aquellos centros de trabajo que aprobaran una reducción mínima de jornada superior a dos horas semanales o 90 anuales. "Si se acuerda esta modalidad de reducción de jornada, la subvención de la Comunidad será inferior a la que se aprobaría en caso de la aplicación inmediata de la jornada de 35 horas semanales".El presidente regional vinculó las ayudas a la creación de empleo. "No habrá subvenciones si la reducción de jornada no lleva aparejados nuevos puestos de trabajo". Comisiones Obreras se agarra a esta teoría para plantear un abanico de ayudas condicionadas.

"Para tener derecho a la subvención", propone CCOO, "en empresas de hasta 30 trabajadores se deberá crear al menos un nuevo empleo; en empresas de 31 a 50, al menos dos, y en empresas con más de 50, el incremento será al menos equivalente al 5% de la plantilla existente".

Si las empresas aumentan más de un 10% su plantilla al recortar los horarios, las ayudas públicas, según Comisiones Obreras deberían mantenerse un año más. El sindicato entiende que el Gobierno regional debería subvencionar un porcentaje de la cuota de Seguridad Social que pagan los empresarios durante un año. Y en el caso de que la contratación beneficie a mujeres o jóvenes menores de 29 años, dicha subvención debería prolongarse durante dos años.

En Cataluña, las ayudas proyectadas por el Gobierno de Jordi Pujol por reducción del tiempo de trabajo sólo afectarían a empresas con plantillas inferiores a los 250 trabajadores.

En el caso de la Comunidad de Madrid, según Comisiones Obreras, las subvenciones públicas podrían extenderse también a las grandes empresas, aunque, en este caso concreto, las ayudas económica serían un 50% inferiores a las que recibirá el resto de pequeñas y medianas sociedades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de julio de 1998

Más información