Crítica:CINE
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Un 'thriller' de sacristía

Es descubrir el Mediterráneo decir que Wim Wenders es un cineasta que se sabe bien su oficio y rueda películas que se sostienen gracias al sólido andamio que las mete dentro. Es un director que tiene muchos seguidores, algunos incondicionales, y esto le permite hacer los filmes que le viene en gana, porque cuando menos los amortiza. Pero no hace falta ser lince para ver que tan afamado cineasta se siente con bula de gran pensador, que le lleva a meter en sus filmes metralla de encumbrado poeta metafísico. No, gracias.

Es hombre de paz y desde que le dio por echar ojeadas al Cielo sobre Berlín observa a este cochino mundo con ojos inundados de perdonador angélico. Está en su derecho al querer teñir los sucios fregados del suelo que no pisa con barnices de sacristía, agravados por el engolamiento, pero el espectador incrédulo también lo está al tomarse a choteo su severidad flageladora de nuestras inmundicias. Ahora, bajo especie formal de thriller, obviamente vista la bronca humana desde las nubes, nos propone nada menos que El final de la violencia, y a más de uno nos trocha un malvado regocijo escéptico. Una pena que moralista tan dotado nos haga perder (insisto, a los incrédulos) el tiempo, viéndole vestir con ropajes de realidad esta hueca trola negra, perfumada y tediosa.

El final de la violencia

EE UU, 1991 (89 m.). Director: Gilbert Cates. Intérpretes: Henry Winkler, Karl Malden.

Dirección: Wim Wenders Guión: N

Klein. Francia, Alemania, EE UU, 1997. Intérpretes: Bill Pullman, Andie McDowell, Gabriel Byrne. Madrid: Aluche, Ideal (V.O.), Conde Duque, Imperial, Paz, Real, Cristal, Cine Cité.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción