Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuncio ordena devolver a Aragón el patrimonio de las iglesias de la Franja

El nuncio del Estado Vaticano en España, Lajos Kada, ha dado por zanjado parte del conflicto que enfrenta a la diócesis aragonesa de Barbastro-Monzón con la de Lleida mediante un decreto firmado el 29 de junio en el que ordena que retornen a Aragón los bienes de las 111 parroquias que el pasado 15 de junio se integraron definitivamente en la diócesis aragonesa. Según publicó ayer Heraldo de Aragón, el conflicto se zanja con un decreto de la nunciatura que dice: "Decretamos que el patrimonio artístico procedente de las parroquias desmembradas y que se encuentra actualmente en Lirida (sic) está a título de depósito y no de propiedad, mientras la diócesis catalana no pruebe lo contrario en cada caso; por lo que, de ser reclamado por sus legítimos propietarios, debe devolverse". De esta forma, 200 obras -pinturas, retablos, bienes muebles...- retornarán a Aragón. Ayer mismo el presidente de la comunidad aragonesa, Santiago Lanzuela, mostraba su satisfacción y aseguraba que se ha hecho justicia. "Es un paso muy importante. Lógicamente, el obispado de Lleida puede presentar un recurso que no tiene sentido. Lo único que logrará es dilatar una devolución que debe producirse ya". Lanzuela convocó una rueda de prensa en la que también dejó claro que regresarán, según el decreto, los bienes de las 111 parroquias, tanto muebles como documentales, pero que quedan todavía otros tres grupos sobre los que no hay nada decidido. "Están los bienes del monasterio de Sigena que siguen en depósito en el obispado de Lleida; están también los bienes de Sigena vendidos en 1983 y 1992 a los museos de la Generalitat, y están los murales que fueron restaurados en Cataluña y que nunca han regresado". Estos tres lotes siguen pendientes de litigio entre las autoridades catalanas y aragonesas. PÁGINA 5

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 1998