Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impone una ley restrictiva de restitución por la guerra civil

El Partido Popular ha impuesto una interpretación restrictiva del proyecto de ley de devolución del patrimonio incautado a los partidos políticos tras la guerra civil, cuya tramitación finalizó ayer en el Congreso. Ni los sindicatos, como la UGT, ni las asociaciones que no sean partidos, como la masonería, se beneficiarán de la devolución del patrimonio que perdieron tras la guerra. Tampoco habrá compensaciones a cuenta de la incautación de bienes que no fueran inmuebles.El PSOE ha sido el partido más perjudicado por la decisión del PP de limitarse a cumplir estrictamente lo pactado con el Partido Nacionalista Vasco en el acuerdo de investidura de José María Aznar en abril de 1996. Los socialistas pretendían recibir compensaciones por la incautación de sus cuentas corrientes, cooperativas y numerosos bienes no inmuebles. El diputado Francisco Fernández Marugán puso como ejemplo la rotativa del diario El Socialista, una de las más modernas cuando fue incautada por los vencedores y utilizada durante veinte años para tirar el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Fernández Marugán fue tajante: "Con esta decisión no se cierran las heridas de la Guerra Civil. El PP no ha buscado desagraviar un pasado histórico sino consolidar su mayoría parlamentaria con sus socios nacionalistas, aliviando las dificultades económicas de uno de ellos". "El PP no ha sabido actuar con grandeza y altura de miras", señaló.

Excluidos

Tampoco consiguen sus aspiraciones los sindicatos, como la UGT, que también disponían de un importante patrimonio durante la Guerra Civil, y que trataban de que los beneficios de esta ley les alcanzara. Asociaciones no políticas, como la masonería, también quedan fuera de los beneficios por no tener rango político.Ni siquiera Unió Democrática de Catalunya (UDC), partido coligado a CiU y socio del Gobierno del Partido Popular, ha conseguido todas sus aspiraciones. El proyecto de ley de devolución del patrimonio histórico, tras su paso por el Congreso, limita a 2.000 millones de pesetas su aspiración a percibir compensaciones por los bienes que tenía arrendados.

Los partidos más beneficiados han sido los históricos de País Vasco y Cataluña, PNV y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que disponen una buena parte de sus bienes inmobiliarios. El portavoz del PNV, Joxe Joan González de Txabarri, expresó ayer su "satisfacción" al "saldarse una deuda histórica".

"Desde 1977 en el PNV hemos venido reclamando la devolución de nuestros bienes. Me hubiera gustado oír al PSOE cuando gobernaba lo que lo que hoy le hemos oido", concluyó el representante de los nacionalistas vascos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 1998