Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL 'CASO MAREY'

Implicaciones políticas para reactivar el caso

Felipe González atribuyó a "disputas políticas que nunca antes habían existido" la reactivación del caso GAL y la quiebra de la convivencia que, según dijo, espera se recupere algún día. El ex presidente del Gobierno respondió al defensor de Julián Sancristóbal, José María Stampa Braun.Stampa Braun: Acaba de significar, señor ex presidente, que carece de sentido que al cabo de tantos años se reabra un proceso que era impensable y que, cuando por fortuna ETA desaparezca, no se reanude un proceso similar al que aquí nos ocupa. Yo le preguntaría si sabe que en 1981 se produjo una especie de amnistía vergonzante de todos los poli-milis [miembros de ETA político-militar], 108 personas que han lavado cualquier tipo de culpa con plena aquiescencia de las instituciones...

Felipe González: En ningún momento he dicho que carezca de sentido que haya un procedimiento como éste. Me importa mucho destacarlo. Ha habido, sin duda, antes de que se celebre este procedimiento, implicaciones de disputas políticas que nunca habían existido en la democracia española. También discrepo en parte de su apreciación de aquella negociación que hizo el señor Rosón. Fue, como toda negociación en la que se eximen responsabilidades a personas que han creado situaciones extraordinariamente dolorosas, desgarradora y dolorosa. Pero estoy convencido de que benefició a la sociedad española, a la que servía el señor Rosón. A nosotros nos tocó ejecutar los acuerdos en una buena parte, y también a la justicia española. Resulta muy doloroso que algunas cosas se borren, y sobre todo para las personas que las padecen, pero creo que cuando se tiene un sentido del Estado se gobierna para que la mayoría de la sociedad mejore. Y eliminar el riesgo de que 108 personas siguieran matando, reinsertándolas, me parece que merece la pena que lo hiciera Rosón.

S.B.: ¿Ha leído la declaración de ayer del señor Cascos? Respecto a la atribución que les hizo de una responsabilidad política en la preparación, financiación y terminación del GAL?

F. G.: Sí, lo he oído. Me parece absurdo decir que me considera políticamente responsable y después relatar una serie de acontecimientos que son de responsabilidad penal... Nunca había pasado en la democracia española hasta ahora. No quiero contestarle al señor Álvarez Cascos, que desde hace años me viene señalando, como el señor Anguita y otros, como la equis de los GAL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 1998