Los embajadores de la UE y EE UU dejan Bielorrusia acosados por el Gobierno

Los embajadores de Estados Unidos y de la Unión Europea (Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Grecia) abandonaron ayer Bielorrusia, llamados a consultas por sus repectivos Gobiernos. Ha sido la respuesta fulminante al empecinamiento del presidente Alexandr Lukashenko en obligarles a mudarse de la zona de Drozdy, en la que él mismo tiene su residencia, con la probable intención de reservársela para su exclusivo uso. España no tiene embajada en Minsk.

El motivo esgrimido por las autoridades de Minsk -la necesidad de efectuar urgentes reparaciones en los edificios- no convenció ni a los embajadores ni a sus Gobiernos, que han encontrado inexcusable la presión ejercida en las últimas semanas, con controles policiales, cortes de accesos e incluso interrupciones del suministro de agua y electricidad. En las cancillerías de los países afectados, la opinión generalizada es que se ha violado flagrantemente el estatuto diplomático consagrado en la convención de Viena.Los embajadores de Lituania y Turquía habían abandonado ya el viernes este país de la antigua URSS que el visceral Lukashenko rige con mano de hierro y sin dejar que la oposición le plante cara. Es probable que hoy se vayan los representantes de Japón y Polonia. Los jefes de misión se tomaron con filosofía su forzosa partida. La británica Jessica Pierce contó que brindó con champán por un pronto regreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50