Tomey acude al Supremo para ser informado de su procesamiento por falsedad

Francisco Tomey, senador del PP y presidente de la Diputación de Guadalajara, compareció ayer ante la Sala Segunda del Supremo donde fue informado sobre la próxima incoación de diligencias previas por un presunto delito continuado de falsedad en documento oficial del que podría ser copartícipe. El senador está acusado de haber incorporado 3.500 millones de deudas ficticias en los presupuestos de la corporación.

El presidente de la Diputación Provincial de Guadalajara compareció ante el magistrado Adolfo Prego, instructor de la causa, quien le leyó sus derechos constitucionales y le comunicó la acusación que pesa contra él. El juez le informó asimismo que podrá estar al corriente de todas las diligencias que a partir de ahora se incoen durante la investigación judicial. La diligencia duró diez minutos.Tomey, relajado y sonriente, declaró a la salida del Tribunal Supremo que su condición de aforado le ha perjudicado y proclamó su inocencia. "Si no fuera senador y estuviera aforado este asunto se habría resuelto ya. Mi condición de aforado no me beneficia porque este asunto ha tomado una envergadura mucho mayor. He actuado con legalidad y moralidad. Las cuentas de la Diputación las firmamos 25 personas y contaron con el visto bueno de los técnicos", manifestó. El senador achacó su situación a la gran frustración de sus adversarios políticos.

"Han tenido que atacarme de esta forma para intentar ganar las elecciones en Guadalajara", afirmó.

El caso Tomey partió de una denuncia presentada por Jesús Alique, diputado y portavoz del grupo socialista en la Diputación, donde gobierna el PP. La fiscal María Ángeles García investigó la denuncia y dictó un decreto en el que aseguraba que hubo una alteración pertinaz de los presupuestos de la corporación y no un error contable.

Tomey no quiso pronunciarse sobre el decreto de la fiscal, insistió en que la deuda reflejada de 3.500 millones es real, aunque, a lo mejor, no se cobra nunca, y dijo que se trata de un asunto contable sujeto a distintas interpretaciones.

El presidente de la Diputación de Guadalajara señaló que siempre ha estado respaldado por su partido, aunque precisó que no necesita de ese apoyo porque es inocente. Una comisión interna del PP le exculpó de toda responsabilidad en este caso. El Tribunal de Cuentas ha iniciado una fiscalización especial de la contabilidad de la Diputación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

José María Irujo

Es jefe de Investigación. Especialista en terrorismo de ETA y yihadista, trabajó en El Globo, Cambio 16 y Diario 16. Por sus investigaciones, especialmente el caso Roldán, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Ortega y Gasset y el Premio Internacional Rey de España. Ha publicado cinco libros, el último "El Agujero", sobre el 11-M.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS