Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV y EA también necesitarán a HB para no tener que acatar la Constitución en la Cámara vasca

El polémico alineamiento de fuerzas con motivo de la Ley vasca del Deporte puede repetirse en los próximos días con motivo de la aprobación del nuevo Reglamento del Parlamento vasco y sobre una cuestión de fuerte contenido político: el acatamiento de la Constitución y del Estatuto como requisito para adquirir la condición de parlamentario.

El voto favorable de IU a una enmienda del PSE en el trámite de comisión ha introducido de momento esta condición. El PNV y EA, que apostaron por seguir con el sistema actual, consistente en que el parlamentario da fe de su presencia en el escaño al ser llamado por el presidente del Parlamento, deberán recabar el apoyo de HB para evitar que se consolide la nueva fórmula en la votación del pleno. Hasta ahora, HB se ha desentendido totalmente de los trabajos para cambiar el reglamento, que se arrastran desde hace diez años. Sin embargo, la nueva cintura política que dice tener la formación abertzale hace improbable que deje escapar esta nueva oportunidad de abrir contradicciones entre los partidos democráticos.

El apoyo de IU a la enmienda de los socialistas, respaldada por el PP y los foralistas alaveses, fue la principal novedad introducida en el debate en comisión del reglamento, con el que se pretende agilizar el funcionamiento de la Cámara vasca.

También quedó incorporado, aunque las posibilidades de que finalmente sea aprobado en pleno son menores, la comunicación al Rey de la composición del Parlamento en el momento en que se constituya. En este punto, IU anunció ayer que votará en contra si sus votos son definitivos.

Para evitar que en el pleno salga adelante la exigencia de jurar o prometer la Constitución y el Estatuto para adquirir la condición de parlamentario, el PNV y EA deberán sumar a los 22 y ocho escaños que tienen, respectivamente, al menos ocho de los 11 de HB. Sería la primera vez que se plasma una alianza nacionalista pura, ya que a la Ley del Deporte se sumó también a IU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 1998