Una larga lista con muchos eruditos y algunas ausencias

Desde que en 1970 el Premi d"Honor de les Lletres Catalanes fue para el poeta Joan Oliver, han sido ya 29 los galardonados. El hecho de que las bases establezcan que se premia "la ejemplaridad" en la cultura catalana ha sido motivo de polémica a lo largo de los años, ya que éste es el criterio esgrimido por los organizadores de Òmnium Cultural para dejar fuera a personalidades indiscutibles de la cultura catalana, como es el caso de Josep Pla. Al repasar la lista de los premiados, en la que son mayoría los creadores y los estudiosos literarios, Joaquim Molas comentó ayer: "Supongo que me lo han dado por mi docencia universitaria, y en este sentido estoy en la línea de otros que lo han recibido anteriormente, como el doctor Rubió, Josep Maria Casacuberta, Joan Coromines, Ramon Aramon, Francesc de Borja Moll y Miquel Batllori, en la línea de docencia e investigación". Molas insistió ayer en "el momento de ebullición que vive la crítica en la actualidad". "Cuando haces literatura contemporánea, tienes que apostar constantemente", dijo. "A veces aciertas y a veces no. Siempre les digo a mis alumnos que en este mundo "todo es verdad porque todo es mentira". O sea, cualquier propuesta estética es verdad porque todo es mentira. Todos tienen razón en sus postulados, pero no hay verdades absolutas". Sobre la crítica catalana actual, comentó Molas que hay que distinguir entre la que se hace en la prensa y la académica. "De todos modos", dijo, "la labor de la crítica se ve al cabo de los años, ya que es muy difícil juzgar sin una perspectiva histórica". De su conocida antología poética de 1963, que realizó junto con Josep Maria Castellet, comentó: "Han pasado ya 35 años y es evidente que muchas cosas han cambiado. Algunos de los nombres fueron apuestas que no se confirmaron y, además, en 35 años el mundo de la literatura ha cambiado muchísimo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de junio de 1998.