GENTE

DESPEDIDA Y BAÑO

En Cantabria no es preciso esperar a las hogueras de San Juan para tener la impresión de que el verano ha llegado. Y es que días antes de esta festividad, decenas de jóvenes de ambos sexos, pertenecientes al colegio de Las Esclavas, de carácter privado, se bañan vistiendo sus uniformes en la playa del Sardinero. Luz Hacha, directora del centro, sabe bien que las abluciones de sus alumnos a orillas del mar se han convertido en algo tradicional, una lúdica despedida del centro donde cursaron el BUP. Vestidas, ellas, con falda azul, camisa banca y corbata, y pantalones y jersey del mismo color sus compañeros de aula, las prendas del curso no les permiten nadar fácilmente. Pero el remojo colectivo de este año se convirtió, como siempre, en animada algarabía ante la perspectiva de los estudios universitarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 07 de junio de 1998.

Se adhiere a los criterios de