Candidato sin programa

Álvaro Noboa, de 47 años, nacido en Guayaquil (la capital de la costa), banquero e industrial, es el presidente de la Corporación Noboa (banano) y de otras 200 empresas. Se le calcula una fortuna personal de 300.000 millones de pesetas, la primera de Ecuador. Durante el Gobierno de Abdalá Bucaram fue presidente de la Junta Monetaria, organismo que dicta la política económica. Su estrecha relación con el presidente destituido por enajenación mental ha planeado sobre toda su campaña. El propio Noboa ha dicho en alguna ocasión que mantiene económicamente a Bucaram en su actual exilio en Panamá y ha reivindicado ser su representante. A pesar de ser un prófugo de la justicia, Bucaram ha hecho campaña en favor de Noboa a través de Gamavisión y Telecentro. El programa político del candidato del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) es una incógnita después de 45 días de campaña. No ha participado en ningún debate electoral ni ha concendido entrevistas. Sólo intervino en una conferencia de prensa, en la que sus respuestas se contaban por monosílabos o en frases como: «Pregúntele a mi vicepresidente», «pregúntele a mi asesor en Economía», o «pregúntele a mi esposa (Anabella Azin)». El eje de su campaña ha sido la promesa de que reconstruirá la Costa.

Más información

Para ello no ha dudado en cultivar la imagen de millonario, y sus camiones han recorrido las zonas más afectadas por el fenómeno del Niño para regalar alimentos, medicinas, botas y dinero. Su esposa, médico de profesión, ha viajado a bordo de las unidades móviles de terapia intensiva para atender a los damnificados. Noboa se ha gastado en esta amplia operación unos 23 millones de pesetas diarios mientras ha durado la campaña. Pero en las provincias de la sierra andina el candidato Noboa ni ha aparecido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 31 de mayo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50