Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministerio fiscal reduce su petición de sanciones para Xavier Pastor

,El titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Algeciras, Javier Pérez, declaró visto para sentencia el juicio contra el presidente de Greenpeace España, Xavier Pastor, y uno de los miembros de la organización, Fernando García Larrea. Ambos fueron denunciados por Antonio Alonso Cazorla, patrón del pesquero algecireño Costa de la Luz, al que los ecologistas de dicha organización el 14 de agosto de 1994, a bordo del Rainbow Warrior, causaron daños en las redes de deriva con las que faenaban.

La vista se inició 30 minutos más tarde de lo previsto para que la acusación particular estudiara algunas pruebas documentales aportadas por el ministerio fiscal. Tras más de cuatro horas de vista oral, la acusación particular mantuvo su petición inicial de condenar a los ecologistas a seis meses de arresto mayor y el pago de una multa de 15 millones de pesetas. El ministerio fiscal, que antes de la sesión solicitaba una pena para cada uno de los acusados de cuatro meses de arresto mayor y multa de 500.000 pesetas por el delito de coacciones y otra multa de 700.000 pesetas por el de daños; rectificó su posicionamiento y solicitó, al elevar sus conclusiones a definitivas, que Pastor y García Larrea hagan frente a una multas de 100.000 y 50.000 pesetas, además de reducir al 50% su petición de indemnización. El director de Greenpeace España manifestó tras el juicio que se siente "orgulloso de haber defendido el medioambiente y los fondos marinos, independientemente de la decisión que finalmente pueda tomar el juez". Pastor declaró: "es importante que este juicio pueda servir para que finalmente se haga cumplir la legalidad, en cuanto a las artes utilizadas por los pescadores en los mares del mundo". Éste destacó la importancia de que la petición del ministerio fiscal cambiase durante la celebración del juicio, "porque supone para nosotros un primer logro", comentó. Por su parte, el patrón del pesquero de Algeciras, Antonio Alonso Cazorla, declaró que "en el momento en el que se produjeron los hechos, desconocían la normativa sobre las redes que portaban, por lo que consideraban legal la actividad pesquera que estaban realizando en aguas del Estrecho". Este aspecto fue negado totalmente por Pastor, que recordó: "Antes de que se produjeran los hechos que hoy han sido juzgados, el Rainbow Warrior venía del Cantábrico de una campaña similar y se dirigía hacia el Estrecho de Gibraltar para frenar la actividad ilegal de la flota italiana, cuando se comprobó que barcos españoles utilizaban estas redes en las mismas aguas". "Greenpeace no sólo actuó así aquel 14 de agosto, ya lo había hecho igual en otros litorales y lo seguirá haciendo por el bien de nuestros mares", agregó el ecologista, que conocerá la sentencia del juez de Algeciras en un plazo no superior a 20 días. Sentencia que en cualquier caso podrá ser recurrida por cualquiera de las dos partes inmersas en este proceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de mayo de 1998

Más información

  • Visto para sentencia el juicio contra miembros de Greenpeace