Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los municipios próximos a Barajas se rebelan contra el último plan antirruido

La batalla de Barajas se declaró ayer. La mayoría de los municipios más afectados por el ruido que ocasionará la ampliación del aeropuerto se rebeló ayer contra el nuevo mapa de impacto sonoro elaborado por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), organismo estatal que gestiona los aeródromos nacionales. En dicho mapa, denominado huella por los técnicos, se define la situación exacta de las viviendas que serán insonorizadas por sufrir un nivel de ruido superior al recomendable para la salud (más de 65 decibelios de día y 55 de noche).La huella de impacto sonoro, elaborada en el denominado laboratorio de AENA, afecta a unas 20.000 viviendas, según indicaron ayer fuentes del organismo estatal. "En los próximos 10 días, los Ayuntamientos deberán enviarnos los censos de las distintas calles incluidas dentro de la huella sonora para poder hacer el recuento de viviendas. Calculamos que unos 20.000 pisos podrán acceder a las ayudas oficiales para obras de aislamiento". AENA dispone de hasta 16.000 millones de pesetas para estos trabajos de insonorización, los primeros de este tipo que se ejecutarán en España.

El mapa de las zonas afectadas por el plan de aislamiento, que ya circula por los despachos municipales, ha soliviantado a los alcaldes. "Preferimos considerar que no hemos recibido oficialmente la huella sonora porque es raquítica y no responde a los problemas de ruido que sufren nuestros vecinos", señalaron varios dirigentes municipales a este periódico. Cada municipio tiene desde el viernes un estudio específico sobre las zonas que podrán recibir dinero para las obras de aislamiento y otro informe general donde aparece la huella de impacto sonoro de Barajas.

En Coslada, por ejemplo, el concejal de Medio Ambiente, Fernando Meca, se quejaba de que su municipio tan sólo entraba en el plan por el barrio de la Estación, el más próximo al aeropuerto. "Y de este barrio sólo se incluyen unas pocas viviendas, cuando todas sufren el mismo problema de ruido". La declaración de impacto ambiental aprobada en 1996 para iniciar las obras de ampliación de Barajas obligaba a AENA a insonorizar los pisos que sufrieran un ruido superior al permitido. El alcalde de Coslada, José Huélamo (IU), cuestionó ayer el método utilizado para la medición del ruido (una red de micrófonos distribuidos por diferentes puntos de los municipios). "AENA tiende a minimizar los impactos", señaló Huélamo. PASA A LA PÁGINA 3

Los alcaldes exigen que el plan antirruido incluya 10.000 viviendas más de las previstas

VIENE DE LA PÁGINA 1El regidor de Coslada critica la actitud de AENA, que, según él, ha ido recortando año tras año en sus estudios oficiales el número de casas afectadas por el exceso de ruido de los aviones. Y pone como ejemplo el barrio de La Estación, uno de los más afectados por la contaminación acústica del aeródromo. Coslada siempre ha propuesto trasladar los 813 pisos que componen la barriada. En cambio, según dice Huélamo, AENA sólo ofrece desplazar 200 o 300 viviendas.

Un portavoz del organismo estatal replicó ayer que, en los últimos tiempos, las compañías han modernizado su flota de aviones, que ahora son mucho menos ruidosos, lo que ha obligado a variar los estudios de impacto sonoro sobre las poblaciones próximas a Barajas.

Las explicaciones no convencen a los alcaldes. Huélamo apuntó ayer que el acuerdo respecto al plan de aislamiento de AENA sólo llegará si el organismo estatal eleva sus cálculos. Mientras AENA habla de aislar entre 15.000 y 20.000 viviendas, el alcalde de Coslada señala que el problema acústico lo sufren entre 25.000 y 30.000 pisos, 10.000 más de los que aparecen en la huella sonora.

AENA señala que no se pueden atender las "peticiones políticas" de los alcaldes, pues este organismo no puede "despilfarrar dinero público" ni saltarse la Declaración de Impacto Ambiental, que definía los casos en los que había que hacer obras de insonorización. "No se trata de una cuestión política, sino técnica. Si bajo los pasillos aéreos sólo hay 20.000 viviendas afectadas, no podemos ampliar alegremente ese número".

AENA deberá remitir distintos estudios sobre el plan de aislamiento acústico a Aviación Civil para su ratificación. Después, el Ministerio de Medio Ambiente deberá dar su visto bueno para que las obras previstas (dobles ventanas, puertas blindadas, aire acondicionado...) puedan iniciarse.

Sin embargo, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) mantiene que AENA ha ido demasiado deprisa y que ha intentado colar el plan de aislamiento acústico sin cumplir los trámites medioambientales necesarios. Por eso, según la FRAVM, el pasado 5 de mayo, la Dirección General de Medio Ambiente de este ministerio rechazó dicho plan "por no responder a las especificaciones fijadas en la Declaración de Impacto Medioambiental", según informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998

Más información