Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP evita atacar a sus socios pero no hablará con HB

El presidente del Gobierno, José María Aznar, despachó ayer con un ilustrativo "sin comentarios" las últimas manifestaciones del presidente del PNV, Xabier Arzalluz, sobre los impulsos electorales que mueven al PP en su política frente al terrorismo de ETA. Aznar sólo aludió a esas declaraciones del político vasco durante la Junta Directiva Nacional del PP para destacar que semejantes palabras se descalifican por sí solas. Con ese punto de partida resultó prácticamente imposible que luego, en la conferencia de prensa que ofreció el coordinador general Ángel Acebes, saliese de su boca una expresión contundente, clara, hiriente. Jamás. Ese papel se lo conceden en el PP a dirigentes regionales y de segundo nivel y, sobre todo, al presidente del PP en Euskadi, Carlos Iturgaiz. Éste no defraudó.Iturgaiz sí lamentó el "electoralismo barato" de Arzalluz y la ambigüedad del PNV, Eusko Alkartasuna y sectores de IU de Euskadi frente a ETA. Iturgaiz sí rechazó como una "provocación" que ningún nacionalista de carné, en alusión a Arzalluz, pueda dar lecciones a un demócrata sobre cómo ser vasco. Acebes, entretanto, se limitó a señalar que Arzalluz estaba "equivocado". Y agregó: "Cada uno es responsable de qué dice y cómo lo dice". La línea que establece la relación del PP con sus socios del PNV es tan compleja que los dirigentes del partido del Gobierno están ejercitados en el papel de malabaristas dialécticos y parlamentarios. Sucedió la semana pasada para consensuar la redacción de una resolución en el debate del estado de la Nación que condenase el terrorismo y que, al tiempo, pudiese apoyar el PNV. La fórmula se halló pero en el texto no se expresó la posición oficial del PP, corroborada ayer: con ETA no hay nada que hablar hasta que deje de matar. Acebes quiso demostrar ayer que ese desacuerdo no era un fracaso.El PP interpreta las salidas de tono de Arzalluz en clave electoral y no les concede la importancia suficiente como para temer por el pacto de gobernabilidad.De hecho, no resulta casual que el Centro de Investigaciones Sociológicas, dependiente del Gobierno, presente hoy su primera encuesta avance sobre los comicios vascos del 25 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1998