Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura propone a los editores vascos realizar un plan estratégico del sector

El Gobierno vasco ha propuesto a Euskal Editoreen Elkartea-Gremio de Editores Vascos (EEE) la elaboración de un "plan estratégico" del sector, para conocer con exactitud el mercado de la industria editorial vasca y hacer frente así a sus nuevos retos. El presidente de EEE, Jorge Giménez, anunció ayer esta propuesta en una comparecencia en la que reivindicó la importancia de la producción editorial dentro de la cultura vasca y reclamó una mayor implicación y apoyo de las instituciones.

El presidente de Euskal Editoreen Elkartea hizo ayer pública la proposición que realizó recientemente a su asociación el Departamento de Cultura del Gobierno vasco: la elaboración de un plan estratégico que determine las características del mercado real del sector. En todo caso, el Ejecutivo todavía no ha adjudicado la realización del informe. Este estudio serviría, una vez elaborado y analizado, para "definir" las "estrategias" que han de dibujarse para abrir nuevos caminos para la renovación del sector. "Procederemos además a definir la participación y estructuración de un marco de acuerdo entre los editores y las instituciones públicas de cara al futuro", señaló Giménez. El problema que más preocupa ahora mismo al representantes de los editores vascos estriba en "ver qué tipo de medios económicos se establecen para llevar a cabo este estudio" y la definición de plazos para "la adjudicación del plan estratégico" por parte del Departamento de Cultura. Giménez reclamó al Gobierno que se encargue la redacción del plan en el mes de junio, antes de las elecciones autonómicas, para que el estudio esté por lo menos esbozado para el comienzo de la próxima legislatura. Acuerdo marco El presidente de Euskal Editoreen Elkartea adelantó esta nueva iniciativa durante la presentación de un documento elaborado antes de reunirse con los representantes del Gobierno vasco. En el mismo proponen la creación de un acuerdo marco unificado para el desarrollo de la industria editorial, y de un organismo que vele por su cumplimiento. En este informe los editores reivindican la producción de libros como un sector estratégico dentro de la cultura vasca y reclaman, por tanto, un tratamiento preferente y una mayor implicación de las instituciones. Las asignaturas pendientes, según los editores, son la protección de las obras creativas mediante un sistema de becas públicas y premios nacionales, y garantizar la propiedad intelectual; el amparo del patrimonio de publicaciones en euskera y su ampliación, así como el apoyo a la publicación. En este contexto, los editores proponen la exención fiscal de los libros y una política de apoyo económico para las inversiones en infraestructuras. El documento, que destaca la necesidad de promocionar la lectura y los libros y "sanear el mercado de los libros en euskera", ha sido bien recibido por los representantes de las 22 sociedades editoras que integran EEE, según aseguró Giménez. Las propuestas de los editores quieren servir para "hacer frente a los nuevos retos de un sector", que en la actualidad se caracteriza por su "dinamismo". Giménez recordó su avance cualitativo en los últimos 15 años. "La literatura vasca ha pasado a exportar, se han traducido clásicos al euskera y las editoras comerciales han encontrado su espacio en el mercado a lo largo de estos años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • EEE pide una mayor implicación y apoyo de las instituciones