Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN

El PP presenta una resolución tibia contra el terrorismo para obtener el respaldo del PNV

El debate del estado de la Nación concluyó ayer con 64 propuestas aprobadas, de las 144 que se habían presentado, y solemnizando con dos votaciones el más clamoroso fracaso en el intento de una definición conjunta frente al terrorismo. La Cámara aprobó con amplísimas mayorías dos propuestas diferentes, una del Grupo Popular (325 votos) y otra del Socialista (304). La primera, en la que se reconoce el "pleno respaldo" del Gobierno a la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado y de la Ertzaintza (policía vasca), contó con el apoyo del PNV pese a las enormes diferencias que mantienen con el Ejecutivo sus socios vascos, partidarios del diálogo con el entorno de ETA. El PNV no respaldó la iniciativa del PSOE, planteada en términos mucho más duros que la del PP. Paradójicamente, socialistas y populares votaron a favor de las dos resoluciones.

La secuencia es una maraña de iniciativas, con votos y acusaciones cruzadas. El PP presenta una resolución, pero no es capaz de que la suscriba su socio nacionalista vasco, el PNV. Sin embargo, éstos la votaron, y el PSOE se sumó sin reservas al apoyo.Los socialistas presentaron su propia resolución en términos mucho más duros hasta resultar inaceptable para el PNV, que decidió votar en contra. La proposición socialista llevaba el número 102 y los peneuvistas entendieron que el presidente de la Cámara,Federico Trillo, ponía a votación la 112, con lo cual salieron del hemiciclo asegurando que habían votado en contra, tal y como anunció su portavoz Jon Zabalía, y resultó que se habían abstenido y sus cinco "noes" fueron a parar a una resolución en materia de consumo -la 112-.

A esta marejada hay que añadir que los diputados de Izquierda Unida y la de Eusko Alkartasuna ni siquiera apretaron el botón en ninguna de las dos votaciones: lo habían anunciado como protesta a la falta de acuerdo. CiU apoyó la del Grupo Popular, pero se abstuvo en la de los socialistas y Coalición Canaria dio su voto a las dos proposiciones.

La portavoz de IU, Rosa Aguilar, calificó de "hipocresía política total" el acuerdo entre el PP y el PNV, ya que, según dijo, "se dan garrotazos permanentemente" y llegan a Madrid para "darse un abrazo artificial".

Mucho más duro fue el ex ministro de Interior José Barrionuevo, ya que en su opinión, "lo que ha hecho el PP es un escándalo que muestra la doblez con la que está actuando su dirección, que dice unas cosas y luego hace otras". Quizás Barrionuevo tenía como antecedente inmediato el grito de Aznar reclamando en Vitoria la cárcel para todos los miembros de Herri Batasuna, pero lo cierto es que ayer en el Congreso sólo fueron capaces de presentar una propuesta que Joaquim Molins, portavoz de CiU y socio leal del Gobierno, no dudó en calificar de "aguada". El político catalán tuvo la sinceridad tras el debate de admitir sin ambages: "No damos para más".

Begoña Lasagabaster, en nombre de Eusko Alkartasuna, clamó desde la tribuna contra lo que se avecinaba y se preguntó: "¿Se imaginan ustedes que todas las formaciones políticas hubiéramos presentado nuestra propia resolución?".

"Búsqueda de soluciones"

Zabalía dejó clara la postura del PNV. Quiso justificar que no hubiese presentado propuestas de resolución en esta materia porque, dijo, "el pacto de Ajuria Enea, los documentos de nuestro partido respecto a la pacificación y la reciente propuesta del lehendakari Ardanza son nuestros planteamientos: rechazo de la violencia y búsqueda de soluciones". Por si no quedaba claro, explicó que en la propuesta del PP ellos habrían añadido algo más conforme a su "credo sobre la búsqueda de una vía que permita encauzar la solución a este conflicto en la línea del documento Ardanza", y remachó refiriéndose a la proposición de sus socios del PP: "Asumimos este texto, que es lo que sostenemos, aunque no es todo lo que sostenemos".

Rosa Aguilar (IU) golpeó duro en los escaños de PP: "¿Cómo un partido que está apoyando al Gobierno de la nación trae a este debate una propuesta de resolución que significa confrontación y división frente al terrorismo? ¿Cómo se puede llevar a cabo tan manifiesta irresponsabilidad?".

El socialista Juan Manuel Eguiagaray aseguró que su grupo había intentado acercarse a los demás ofreciéndoles "aproxima-ciones y transacciones". Zabalía negó tras el debate haber recibido ninguna llamada del PSOE. Eguiagaray le replicó: el contacto se produjo la noche del miércoles.

Sea cual sea la verdad, Eguiagaray, desde la tribuna de oradores, fustigó duramente el texto del PP porque, según él, "el terrorismo no se puede resolver con acuerdos en los que exclusivamente nos limitemos a reconocernos como demócratas", y añadió: "No podemos estar en pactos casi preconstitucionales. Tenemos que ir mucho más allá".

Gabriel Cisneros, en nombre del PP, hizo malabarismos para salvar la situación y el decoro. No tuvo empacho en decir que la propuesta socialista era "impecable" en su literalidad. Y acudió a la retórica para reforzar la idea de que nada le separa del PSOE ante el terrorismo. "¿Sería capaz el señor Eguiagaray", se preguntó, "de encontrar alguna diferencia conceptual entre el texto de su propuesta y las palabras del presidente Aznar?".

Cisneros apeló incluso al dolor compartido, al sufrimiento de unos y otros por los atentados, aunque recordó a Eguiagaray que mientras éste había estado "horas y horas, días y días, frente a unos etarras con la fortuna de que sólo llevasen en la mano un bolígrafo", ni él ni Aznar pudieron "disfrutar de ese privilegio", en referencia a los atentados de que ambos fueron víctimas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • El debate del estado de la Nación concluye sin lograr una definición conjunta frente a ETA