Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos cócteles de fármacos permiten que el 80% de los trasplantados de corazón sobreviva a los seis años

El empleo de nuevos cócteles de fármacos como arma para prevenir el rechazo en el trasplante de corazón podría ser la causa del importante aumento del índice de supervivencia a largo plazo observado durante los últimos años entre las personas sometidas a este tipo de operaciones. Así lo indicó ayer Nicolás Manito, jefe del servicio de Cardiología del hospital de Bellvitge, durante el acto de celebración de los primeros 100 casos de trasplante cardíaco realizados en este centro. El nivel de supervivencia conseguida por este centro, en el que se ensayan nuevas fórmulas inmunosupresoras, alcanza el 80% a los seis años, 15 puntos por encima de la media que consta en el Registro Nacional de Trasplante Cardíaco. Manito atribuye el éxito conseguido en Bellvitge a la introducción de nuevos abordajes terapéuticos. En concreto, a la administración de timoglobulinas al receptor del órgano como paso previo al trasplante, y a la introducción de un nuevo fármaco, el micofenolato, una vez realizado el mismo. El resultado de esta combinación, una vez analizados los 100 primeros casos, muestra una reducción del 50% en la tasa de rechazo del órgano a largo plazo. También revela que el 70% de los trasplantados están libres de episodios de rechazo durante los seis primeros meses. El nuevo abordaje terapéutico y de seguimiento se ha traducido, según Eduard Castells, jefe del servicio de cirugía del mismo hospital, en un 82% de supervivencia durante el primer año después del trasplante (la media española se sitúa en cerca del 75% para el mismo periodo) y en un incremento tanto de las listas de espera como del número de trasplantes. "Las cifras obtenidas", explicó, "han generado una demanda importante de trasplantes" por parte de otros centros de la geografía catalana. El programa de trasplantes del hospital de Bellvitge se inauguró en noviembre de 1991, convirtiéndose en el segundo que daba respuesta a este tipo de demanda terapéutica en Cataluña. En enero de 1998, alcanzó su trasplante número 100. Durante estos años, explica Castells, el número de intervenciones ha ido aumentando de forma progresiva y se espera que durante el presente curso se superen los 30 trasplantes cardíacos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de mayo de 1998