FERIA DE SAN ISIDRO

Tres generaciones de toreros se dan cita en la corrida de Fermín Bohórquez

, «¿No dicen que en la variedad está el gusto? Pues, eso». La frase de David Luguillano, que reaparece tras dos años sin pisar Las Ventas, resume las características del cartel de la corrida de hoy. Tres generaciones distintas -«y otras tantas formas de torear», insiste el vallisoletano- se dan cita esta tarde frente a los astados de Fermín Bohórquez. Luis Francisco Esplá, el referido Luguillano y Pedrito de Portugal son los diestros de la segunda de feria.

«Esto son lentejas», comenta Luis Francisco Esplá. La frase, de un torero asociado normalmente a corridas duras, se refiere al considerado cómodo hierro que le ha tocado en suerte. El diestro resta importancia al dato y se limita a señalar que Madrid «es siempre una incógnita». «Las Ventas es muy complicada. El viento, entre otros y variados motivos, hace que todas las situaciones sean fruto del azar», declara Esplá. El matador está anunciado también el 3 de junio con los Cuadri.Las preocupaciones del alicantino se centran en el estado general de las ganaderías. «Hace 10 años ya vaticiné que de seguir así se iba a llegar a una situación sin remedio. Entonces, me tacharon de pesimista. Bueno, pues a la vista de lo que se está viendo, seré pesimista, pero no un cretino», dice contundente. De todas las corridas de la temporada, el diestro salva tan sólo la de Victorino de Castellón y la de Guardiola en Sevilla. Esplá va más lejos y sin descuadrarse enmienda la plana al criterio mismo que se sigue en Las Ventas: «Están destrozando los encastes al aplicarse a todos el mismo patrón. Se debería utilizar un baremo diferenciador».

Por su parte, David Luguillano, menos beligerante, se centra en su trayectoria personal tras dos años sin pisar la capital. «Si no he venido a Madrid ha sido por decisión propia, porque no me encontraba bien», explica. Tras su paso por Sevilla frente a un toro de Pereda y otro de Gavira, el matador dice encontrarse en plenitud de forma. «Y eso que acabo de salir de dos esguinces», apostilla. Pese a todo, se niega a reconocer que éste tenga que ser por fuerza su año. «Lo importante de un torero es su trayectoria. Los matadores no explotan en un momento determinado. Sobre todo, cuenta la evolución, el sello personal que uno pueda dar a la que es su profesión», concluye.

El más joven de la terna, con cuatro años de alternativa, empieza por alegrarse de la composición del cartel: «Un matador veterano con facultades y técnica de excelente lidiador; otro gitano de arte, y yo mismo, que también me considero de inspiración». El portugués se anuncia una sola vez en la feria. «Me ofrecieron otra tarde, pero era de esas duras que ni me planteo», dice. En lo que va de año ha toreado en dos ocasiones, una de ellas en Sevilla frente a los toros de Sánchez Ybargüen. «Salieron como no se esperaba nadie. Muy parados. Quizá ése es el problema de ahora. Todas las ganaderías son muy irregulares», termina.

Por otro lado, el veterinario José Manuel Durán declaró que hacía tiempo que no veía un encierro de Bohórquez «tan bien presentado». Los toros, aprobados todos en el reconocimiento previo, «presentan un tipo serio, cuajado, acarnerado... muy en el encaste Murube. Nada que ver con lo visto hace poco del mismo hierro», declara Durán.

LA CORRIDA DE HOY

Plaza de Las Ventas.

5ª corrida de abono.

Toros de Fermín Bohorquez, de la finca Fuente del Rey, en Jerez de la Frontera (Cádiz). Antigüedad, 17 de mayo de 1951. Divisa verde y encarnada.

Matadores: Luis Francisco Esplá, David Luguillano y Pedrito de Portugal.

A las siete de la tarde

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50