Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hablar para moverse

La universidad de Sevilla idea un sistema de control para manejar sillas de ruedas eléctricasF. J. G. / C. P., Sevilla Algo tan habitual como entrar en un cuarto de baño puede convertirse en un problema para personas con discapacidad física. Los espacios reducidos con una única entrada suponen para los disminuidos parapléjicos y tetrapléjicos una frustración continua que afecta a su propia autoestima y limita sus posibilidades de conseguir una vida normal. Para facilitar la movilidad de este colectivo, el Grupo de Robótica y Tecnología de Computadores de la Facultad de Informática y Estadística de la Universidad de Sevilla ha creado un sistema de control inteligente para guiar sillas de ruedas eléctricas, denominado TetraNauta. El invento es un dispositivo automático de tamaño reducido, que puede acoplarse a cualquier silla eléctrica del mercado, y está dirigido a mejorar los desplazamientos de los lesionados medulares, quienes tienen poca o nula función manual, y personas con parálisis cerebral. "El usuario puede indicar la dirección o el recorrido que desea tomar con un simple movimiento de cabeza o una orden de voz. En ese instante la silla se desplaza siguiendo unas marcas pintadas en el suelo", explica Antonio Civit, director del grupo investigador. TetraNauta permite memorizar trayectorias habituales del entorno cotidiano del usuario, como son la vivienda, el centro de trabajo o el colegio; facilita movimientos usuales como avanzar en línea recta o girar noventa grados con sólo dar una orden; y, además, permite repetir marcha atrás todos los recorridos realizados. Sin embargo, el usuario tiene siempre la posibilidad de pasar al control no automático de la silla cada vez que lo desee, "lo que supone bajar el número de prestaciones del sistema a medida que la persona aprenda a dirigirse a sí misma", comenta Civit. TetraNauta es un invento desarrollado por el Piter (Proyecto Integrado de Tecnología de Rehabilitación) en el que, además de los informáticos sevillanos, participan la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT) y el Inserso, y colaboran la Universidad del País Vasco y el Hospital Nacional de Tetrapléjicos de Toledo. Los profesionales de este centro sanitario fueron los que propusieron profundizar en el campo de la tecnología informática aplicada a la rehabilitación, fruto del contacto diario con los tetrapléjicos. Pero el antecedente de este sistema de unidad de control está en la silla de ruedas Sirius, un invento del grupo de Robótica financiado por el Instituto Andaluz de Servicios Sociales, destinada principalmente a parapléjicos. "Sirius fue inventada para aliviar el manejo de la silla de ruedas eléctrica. Detecta obstáculos para evitar choques bruscos y memorizar trayectorias, algo que incorpora también TetraNauta", explica Fernando Díaz del Río, miembro del grupo investigador. Para 1999 el accesorio TetraNauta estará perfeccionado y listo para ser comercializado. Se desconoce aún el precio que alcanzará en el mercado. Miguel Toledo González, jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, fue el especialista que asesoró al Grupo de Robótica sobre las necesidades de los futuros usuarios de Sirius y quien ha probado el prototipo con los posibles usuarios . Aunque la parálisis cerebral afecta al 1,5% de la población, él considera que "sólo los casos más graves serán los posibles beneficiarios de esta ayuda técnica". "Los inconvenientes sociales a los que se tienen que enfrentar los paralíticos cerebrales y los tetrapléjicos son muchos. La cuestión del desplazamiento en la silla quizás no sea el principal. Considero prioritarios los problemas de comunicación por deficiencias en el habla y la independencia en las actividades cotidianas, como en la comida o en el uso del cuarto de baño", aclara Miguel Toledo. "Sin embargo, para personas que no pueden andar y cuya afectación en la manos sea de tal grado que le impida o dificulte el uso de una silla de propulsión eléctrica convencional, las sillas creadas por el Grupo de Robótica serán de gran utilidad y muy beneficiosas". El Grupo de Robótica de la Universidad de Sevilla también ha desarrollado otros mecanismos de comunicación para facilitar la rehabilitación de los discapacitados. Entre ellos se encuentra un maletín comunicador, que usan en centros de enseñanza especializados, y un dispositivo apuntador que dirige el ordenador mediante movimientos de cabeza. TetraNauta es un ejemplo más del esfuerzo que las universidades andaluzas realizan para mejorar la calidad de vida de los discapacitados. Un esfuerzo que puede ayudar a este colectivo a ampliar su movilidad e integración social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1998