Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica destinará el 50% de la ampliación de capital en curso al mercado brasileño

Telefónica se la juega en Brasil. La compañía ha previsto destinar, al menos, un 50% de los fondos recaudados en la ampliación de capital en marcha -por valor de 427.000 millones de pesetas- a sus próximas inversiones en aquel país. Se trata de la última gran región por añadir al potencial de Telefónica en América Latina, y su presidente, Juan Villalonga, no escatimará esfuerzos. El primer asalto está previsto para junio próximo, cuando el Estado de Río Grande do Sul saque a concurso el 56% de las acciones con derecho a voto en la compañía CRT, donde la empresa española controla ya el 35%. El valor de la participación que persigue Telefónica se estima en unos 150.000 millones de pesetas.

Un mes después, probablemente el 15 de julio, se prevé la puesta en marcha de la privatización de Telebras, una operación cuyo importe total superará los 4,3 billones de pesetas. Telefónica está interesada en una de las licencias para la explotación de la telefonía básica en la zona suroeste de Brasil, cuyo valor estimado inicialmente superará los 3.400 millones de dólares (más de 520.000 millones de pesetas). La compañía española espera contar con el apoyo de sus actuales socios brasileños, RBS (Red Brasil de Sul), para hacerse con el control casi total de CRT (Compañía Riograndense de Telecomunicaciones). En la actualidad, la empresa española ostenta el 35% de los derechos de voto, equivalentes al 13,45% de las acciones con derechos económicos, y un contrato de gestión, por cinco años prorrogables por otros tantos, por el que su filial Telefónica Internacional recibe una comisión equivalente al 1% de la facturación anual de CRT.

Aliados internacionales

Luego, la propia CRT y RBS podrían acompañar a Telefónica en la privatización de Telebras. Según el Gobierno brasileño, tan sólo se podrá obtener una licencia de telefonía fija por candidatura presentada, pero Telefónica no descarta acudir a otras adjudicaciones acompañada por sus aliados internacionales, Portugal Telecom y las estadounidenses WorldCom y MCI. La privatización de Telebras va a desatar una batalla sin cuartel entre las mayores compañías de telecomunicaciones del mundo. Entre ellas, las estadounidenses, que no quieren dejar escapar la oportunidad de arrebatarle a Telefónica un bastión desde el que atacar los mercados de la empresa española en Argentina, Chile, Perú y Venezuela. El volumen total de la privatización de Telebras, divida en diferentes compañías regionales, se estima en 28.500 millones de dólares (más de 4,36 billones de pesetas). Saldrán a concurso tres licencias de telefonía básica, ocho de móviles y una de larga distancia, actualmente en propiedad de la compañía Embratel.

Telefónica ha hecho saber ya a los inversores, a los agentes sociales y a las autoridades de Brasil su interés por una licencia de telefonía fija en la zona suroeste. Su valor, según fuentes de BBV Latinvest, una filial del banco accionista de Telefónica, rondará los 520.000 millones de pesetas.

De momento, Telefónica ha desplazado ya a Brasil, que supone un 30% del mercado latinoamericano de telecomunicaciones, a un numeroso equipo de profesionales para analizar sus posibilidades en la privatización. Al frente de ese grupo está Javier Nadal, responsable de la consolidación de la compañía en Argentina. Según ha informado Telefónica a los analistas de Bolsa, la empresa prevé que un 60% de la inversión en Brasil sea fondo de comercio, cuya amortización se repartirá en 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de abril de 1998

Más información

  • Pretende una licencia de telefonía fija en la privatización de Telebras y el 56% de CRT