HACIA LA MONEDA ÚNICA

Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Grecia se quedan fuera

El Reino Unido y Dinamarca se quedarán fuera del euro porque así lo han decidido sus Gobiernos y el Tratado de Maastricht se lo permite. Suecia, que tampoco quiere entrar, no ha tenido ocasión de aplicarse a si misma la autoexclusión, que la normativa europea no le reconoce. Para evitar el engorroso problema de que deje de entrar un país que cumple las condiciones para formar parte del euro, Bruselas y Copenhague parecen haber llegado a un acuerdo tácito para que todos queden contentos.El Gobierno sueco ha mantenido la corona fuera del mecanismo de cambios del Sistema Monetario Europeo y no ha aprobado la independencia de su banco emisor. La Comisión ha echado mano de esos dos argumentos para zanjar que Suecia no cumple las condiciones de convergencia, a pesar de que, al igual que el Reino Unido y Dinamarca, cumple todos los criterios macroeconómicos. Su déficit es del 0,8% su deuda del 76,6% pero, está descendiendo, la inflación está en el 1,9% y los tipos de interés a largo plazo son del 6,5%.

Más información

Recomendación final

La Comisión no da pistas sobre si considera absolutamente imprescindible la pertenencia al mecanismo de cambios para dejar fuera a Suecia. La redacción de la recomendación final es lo bastante ambigua como para que en su día, cuando la libra esterlina pida el ingreso, pueda hacerlo sin pasar por ese corsé o pasando durante un breve periodo. El texto dice así: "La corona sueca no ha estado nunca integrada en el mecanismo de cambios y, en los dos años objeto de análisis ha fluctuado frente a las monedas del mecanismo de cambios, lo que refleja, entre otras cosas, la ausencia de un ojetivo de tipo de cambio. Suecia no cumple el criterio relativo al tipo de cambio".Dinamarca y el Reino Unido no son sometidos a recomendación, aunque la Comisión sí ha evaluado sus déficit públicos.

Grecia es el único de los 15 socios que realmente no cumple los criterios macroeconómicos. Pero sus progresos son tan espectaculares que todo hace pensar que lo puede hacer dentro de dos años. El déficit público ya se situará por debajo del 3% al cierre de este ejercicio, la deuda pública está por encima del 100% pero en claro descenso, los tipos de interés están hoy al 9,8% (sólo dos puntos por encima del límite actual del 7,8%) y la dracma acaba de ingresar en el mecanismo de cambios del SME.

La inflación, aunque mejora respecto al pasado, (8,5% en 1996, 5,5% en 1997 y una previsión del 4,5% este año) estará en 3,6% en 1999, por encima del 2,7% exigido a los países de la primera hornada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción