Matutes dice que su coincidencia en Cabo Verde con directivos de su empresa fue casual

El ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes, reconoció ayer que coincidió, durante su visita oficial a Cabo Verde en enero, con sus hijas y acompañantes de éstas vinculados con su empresa Agrupación Hotelera Doliga, pero aseguró que se trató de una mera casualidad. Para aclararla, pidió comparecer el próximo martes ante la comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, algo que ya había solicitado previamente el PSOE.

Más información
El portavoz de Exteriores asegura que Doliga no invirtió en el archipiélago

EL PAÍS informó ayer de que la primera visita de Matutes a un país de África subsahariana, Cabo Verde, coincidió con la estancia en esa ex colonia portuguesa de una delegación de la Agrupación Hotelera Doliga, propiedad de la familia del ministro. La delegación estaba integrada por dos altos directivos de la empresa y dos hijas de Matutes, María y Carmen, así como el marido de esta última.Durante nueve días, los directivos de Doliga mantuvieron contactos con numerosos interlocutores, algunos de los cuales se reunieron también, en otro marco, con el jefe de la diplomacia española. Al término de su estancia la delegación empresarial indicó a los responsables caboverdianos que había identificado dos áreas de inversión para las que presentarían proyectos.

Matutes se negó, antes de que se publicase esta información, a proporcionar a EL PAÍS su versión del viaje, pero ayer intervino en varias emisoras de radio para hacer la misma declaración: "Ninguna explicación tengo que dar al respecto del hecho de que mis hijas, el marido de una de ellas y algunos acompañantes estuvieran invitados por el Gobierno de Cabo Verde desde hacía algunos días. Hicieron sus trabajos, no sé si tomaron decisiones o no porque ni siquiera me las han consultado y, naturalmente, nada tengo que ver con esa visita de mis hijas que, en todo caso, yo no hice coincidir con nada, sino que era a invitación del Gobierno de Cabo Verde".

Cambio de opinión

Horas después, el titular de Exteriores pidió acudir al Congreso para aclarar el asunto, justo después de que el PSOE hubiese solicitado que el ministro de Asuntos Exteriores "informe de su viaje a Cabo Verde y su relación con otras visitas de empresas privadas" a ese archipiélago de 389.000 habitantes situado a 400 kilómetros al oeste de Senegal.Insistió el ministro en que del 14 al 17 de enero sólo se reunió allí "con los ministros de Economía y de Asuntos Exteriores y con el primer ministro", con los que "en ningún momento se trató ningún tema privado". En las delegaciones que acompañaron a estos ministros caboverdianos en sus encuentros con Matutes figuraban al menos tres altos funcionarios -el presidente de Promex, José Sá Nogueira; el director de inversiones de esa misma institución, Joao Santos, y el embajador caboverdiano en Lisboa, Teofilo de Figueiredo-, los cuales, previamente, se habían reunido con la delegación de Doliga. Las inversiones en Cabo Verde deben ser autorizadas por el ministro de Economía, Guadalberto do Rosario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Matutes hizo también hincapié en que no posee "ni una acción de esa compañía". Se refería a Doliga, que es propiedad de sus cuatro hijos; de su mujer, Nieves Prats; y de su hermano Antonio, que es además su presidente. Doliga, más conocida por su nombre comercial de Fiesta, administra o tiene en propiedad dos decenas de grandes hoteles con más de 27.000 camas.

El jefe de la diplomacia española explicó, por último, en una de sus intervenciones que, con el propósito de ayudarles, había invitado a hombres de negocios españoles a estar presentes en algunos actos de las visitas oficiales, pero que en ningún caso había "invitado jamás a ningún empresario que tuviera que ver, directa o indirectamente, con intereses míos o de empresas de la familia". Confundir ambos planos "es una pretensión sin ninguna base" y constituye "casi una conspiración" añadió.

"Para mí", concluyó el ministro, "hubiera sido más cómodo que no hubiera coincidido [la visita], a pesar de que veo muy de tarde en tarde a estas dos hijas mías" que se desplazaron a Cabo Verde. Carmen y María residen en Ibiza, donde la primera es empleada de Doliga mientras la segunda colabora con la empresa familiar aunque no mantiene con ella ninguna relación contractual. Matutes pasa la mayoría de los fines de semana en Ibiza.

El portavoz del Gobierno, Miguel Angel Rodríguez, brindó ayer su apoyo al titular de Exteriores. Matutes, declaró Rodríguez al término del Consejo de Ministros, "nunca mantuvo reuniones privadas y nunca trató en reuniones oficiales de temas privados".

Luis Yañez, portavoz del PSOE en la Comisión de Exteriores, afirmó querer ser prudente antes de escuchar al ministro la semana próxima. Antoni Costa, diputado socialista por Baleares, añadió ante los micrófonos de la cadena SER en Ibiza: "Es exigible que explique las singulares circunstancias que se dieron en ese viaje".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS