EE UU y sus aliados amenazan a Milosevic con intervenir si no ataja la violencia en Kosovo

Los ministros de Exteriores del Grupo deContacto, que vigila la paz en la ex Yugosavia, se reunirán en Londres el lunes en sesión urgente para analizar la situación en Kosovo, la provincia serbia de mayoría albanesa sacudida en los últimos días por una escalada de violencia que se ha cobrado una treintena de vidas. El enviado de Washington para los Balcanes, Robert Gelbard,dijo ayer que EEUU continúa dispuesto a intervenir militarmente en la zona.Gelbard ha anunciado nuevas sanciones contra Yugoslavia si Milosevic no actúa para pacificar la región.

La reunión especial de Londres será la primera de alto nivel que mantiene el Grupo de Contacto -EE UU, Rusia, Francia, Reino Unido e Italia- después de finalizada la guerra de Bosnia, a finales de 1995. Su convocatoria por el ministro de Exteriores británico, Robin Cook, pone de relieve el temor occidental a que los acontecimientos de Kosovo deriven hacia una explosión incontrolable que acabe arrastrando a los Balcanes a un nuevo conflicto armado. La OTAN se sumó ayer a la presión exigiendo a Belgrado "un diálogo sin condiciones".Cook, que se entrevista hoy en Belgrado con Slobodan Milosevic, transmitirá al presidente yugoslavo una "advertencia muy, muy seria", en palabras del primer ministro Tony Blair. Reino Unido preside este semestre la UE, y el jefe del Gobierno declaró ayer que "la situación en Kosovo es extremadamente grave". El ministro de Exteriores británico visita Bosnia para exiigir el cumplimiento de los acuerdos de Dayton.

El Ejército de Liberación de Kosovo (UCK), la organización armada que ha acaparado el protagonismo de la rebelión contra Belgrado, prometió ayer que vengará Ia muerte de víctimas inocentes en Drenica. Lo juramos por su sangre".

Al menos 25 albaneses de origen perecieron el fin de semana durante una acción de castigo de las fuerzas especiales dela policía serbia que mantienen el control de la provincia sureña. El 90% de su población e Kosovo, región a la que Miosevic despojó de su autogoierno hace nueve años, es de etnia albanesa. Washington y a UE, que consideran al UCK un grupo terrorista, se oponen por igual a la independencia de Kosovo y al actual sistema de artheid apuntalado por un formidable despliegue policial militar serbio.

El UCK salió a la luz el año pasado con una serie de ataques contra comisarias de policía.El presente apoyo popular en Kosovo ha proyectado a la organización armada -a la que se ve financiada por la diáspora albanesa y a la que no se atribuyen más de dos centenares de militares -hacia su protagonismo actual .

Opciones de resistencia pasiva como la de la Liga Demorática de Kosovo, el partido ayoritario, del presidente Ibrahim Rugova, parecen perder crédito entre los casi dos millones de albaneses. El 22 de marzo habrá elecciones para renovar la presidencia y el Parlamento de la región separatista, que proclamó tras ser suprimida su autonomía una independencia que nadie reconoce.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción