Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diferencial de la deuda con Alemania se reduce a niveles mínimos

La deuda a 10 años siguió bajando y el diferencial con Alemania, que mide la confianza de los inversores en el riesgo de España, está en 0,19, niveles mínimos si se descuenta la media jornada del 31 de diciembre de 1997 (0,16). Mientras la Bolsa española, junto con las de Italia y Portugal, consiguió mantener ayer la orientación alcista en una jornada marcada por las retiradas de beneficios. El índice de Madrid terminó en 793,72, con una ganancia del 0,16%, mientras que Milán subió un 0,59% y Lisboa el 0,52%.

El Tesoro público rebajó ayer la rentabilidad de las emisiones a tres y 10 años en su afán por abaratar el coste de la deuda, pero el mercado secundario sufrió una retirada de beneficios de cierta envergadura a lo largo de la tarde que provoco un serio desfase en la rentabilidad a 10 años. La subasta fijó el tipo de interés de las obligaciones a 10 años en el 5,145%, pero al cierre del mercado había subido hasta el 5,16%. El mercado alemán también cayó víctima de la realización de beneficios y el diferencial entre la deuda española y la alemana descendió a mínimos históricos, con 0,19 puntos.El bono a tres años también recortó su rentabilidad en esta subasta, como seguramente lo harán hoy los plazos de 5 y 15 años. La deuda a tres años quedó en el 4,319%, con un recorte de 0,079 puntos, mientras que a 10 años el descenso fue de 0,214 puntos.

Los tipos de interés europeos han entrado en confrontación abierta con los de Estados Unidos, en donde la rentabilidad a 10 años se situaba ayer en la apertura de la sesión en el 5,74%. Los ajustes dentro de Europa tienden a valorar la desaparición del riesgo del tipo de cambio entre monedas, pero en el caso de EE UU esa valoración sigue intacta y hasta ofrece oportunidades, ya que la economía estadounidense es, en estos momentos, mucho más sólida que cualquiera de las europeas y eso debe reflejarlo el tipo de cambio con el dólar.

Para los gestores de carteras, apostar por el dólar con esa rentabilidad parece lo lógico, aunque en estos momentos nadie es capaz de aventurar un pronóstico sobre la posible evolución de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal de EE UU.

La indefinición de esta jornada, en la que Wall Street cedía algunos puntos a media sesión (cerró con una ganancia de 34,38 puntos), como consecuencia de las realizaciones de beneficios en el mercado de bonos, parece producto de la altura de las cotizaciones y los analistas trataban de presentarla, tanto en el caso europeo como en el estadounidense, como parte del lógico proceso de consolidación de precios que sigue a una subida casi en vertical. La presencia cotidiana de dinero parece restarle importancia a esa situación, pero los inversores se muestran tan nerviosos como encantados por este nivel de los precios.

La acumulación de beneficios hace temer a los analistas algún recorte proporcional a las ganancias, pero el volumen negociado en el mercado continuo, otra vez más de 165.000 millones de pesetas, indica que la mayoría está dispuesta a seguir asumiendo riesgos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 1998

Más información

  • Las bolsas de Madrid, Milán y Lisboa continúan al alza