Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton acepta el acuerdo alcanzado por Annan, pero mantiene la amenaza militar

Sadam Husein abre sus palacios a los técnicos de la ONU para inspecciones sin límites

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, anunció ayer que acepta el acuerdo alcanzado el pasado fin de semana por el secretario, general de la ONU, Kofi Annan, con Sadam Husein, que, por el momento, aleja el peligro de guerra en el Golfo. Clinton amenazó, no obstante, con las "graves consecuencias" a las que se enfrentará Irak si incumple sus compromisos. De momento, EE UU mantendrá el despliegue militar en torno a Irak hasta comprobar que las autoridades de Bagdad cumplen con lo acordado. Sadam ha aceptado la inspección de todos los recintos presidenciales, incluidas sus residencias privadas, y sin límite de tiempo.

MÁS INFORMACIÓN

"Lo importante no es lo que dice Irak, sino lo que hace. Si Irak incumple esta vez, habrá graves consecuencias", declaró anoche Bill Clinton en la Casa Blanca. "Esto ha demostrado que la diplomacia debe estar acompañada por la fuerza". Aunque el texto preciso del acuerdo -que hoy será presentado al Consejo de Seguridad de la ONU- no ha sido revelado, fuentes próximas a la negociación anticiparon que, a cambio de abrir los palacios hasta ahora vetados a los inspectores de la ONU, Sadam ha conseguido una ligera remodelación de las comisiones que efectúan esas inspecciones. Según el acuerdo, de dos páginas, firmado ayer en Bagdad por Annan y el viceprimer ministro iraquí, Tarek Aziz, la ONU incluirá diplomáticos de los países miembros del Consejo de Seguridad entre los equipos encargados de comprobar si Irak posee armas de destrucción masiva. El Gobierno de Bagdad podrá beneficiarse también de un incremento de la cantidad de petróleo que la ONU le autoriza a vender para comprar alimentos y medicinas. Este beneficio para el régimen de Sadam Husein ya fue comunicado oficialmente al Gobierno de Bagdad horas antes de la llegada de Kofi Annan a la capital iraquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 1998