Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento pretende concentrar las inversiones "en los 200 kilómetros a la redonda de Madrid"

El Ministerio de Fomento ha diseñado un plan de inversiones públicas que se fija como objetivo prioritario "el fortalecimiento del centro peninsular". La estrategia de infraestructuras de Fomento fue detallada por el titular del Ministerio, Rafael Arias-Salgado, en una reunión de la Comisión Nacional de Infraestructuras para Comunicación el pasado 29 de septiembre, a la que asistieron 19 altos cargos, la mayoría del PP. El ministro explicó que "el primer objetivo subyacente con una estrategia de infraestructuras" pasa por "poner en marcha una serie de inversiones que tengan en cuenta lo que podríamos denominar los 200 kilómetros a la redonda de Madrid, y la conexión de ciertas regiones de España con el centro peninsular".

La intensificación de las inversiones en el centro peninsular responde a la voluntad del Gobierno de "reequilibrar el mapa español en infraestructuras". Según el acta de la citada reunión, a la que ha tenido acceso este periódico, Arias-Salgado justificaba así su planteamiento centralista: "Creo que en los últimos 30 años el país se ha ido desequilibrando hacia el Mediterráneo, y esto, que no tiene a corto plazo una importancia decisiva, puede llegar a tener una importancia política estable". El ministro recordó que el Mediterráneo es la parte de territorio mejor dotada de infraestructuras. Así precisó: "Se hizo la autopista del Mediterráneo mucho antes que otras, se hizo una infraestructura de auto pistas en Cataluña mucho antes que en otras partes".Arias-Salgado advierte que los accesos a Madrid exigen una inversión tan gigantesca "que no hay más remedio que hacerlo a través de la fórmula de peaje". Explicó su temor a que "si se dedicara todo el dinero a Madrid y a su entorno provocaría una acusación de privilegiar las zonas más desarrolladas de España, unas acusaciones difícilmente aguantables por el conjunto de la estructura del partido".

Barcelona, subsidiaria

El planteamiento centralista afecta también al tráfico aéreo y las inversiones ferroviarias. Con relación al tráfico aéreo, Arias Salgado precisó: "Lo que querría transmitiros es que la política del Gobierno es aprovechar las máximas oportunidades para convertir Barajas en algo que esté al alcance de la mano, y que puede serlo [sic] en mucha mayor medida, ser uno de los grandes aeropuertos internacionales distribuidores de tráfico aéreo. Esto va aparejado con otras inversiones, concretamente en Barcelona, que puede ser también un aeropuerto distribuidor de tráfico aéreo de carácter subsidiario para el ámbito mediterráneo y que tiene posibilidades relativas de ampliación".En relación con el aeropuerto de Barajas, el ministro recordó que con la tercera pista que se estaba construyendo se podría llegar a los 40 millones de pasajeros en el 2002. Pero advirtió que esto no es suficiente y que hay que prever un mayor crecimiento: "La decisión que hay que tomar ahora es si cabe una cuarta y quinta pista en Barajas en los términos a los que me voy a referir, o si por el contrario tenemos que pensar en un segundo aeropuerto para Madrid".

En cuanto a la red ferroviaria, Arias-Salgado hizo referencia a los casi 200.000 millones de pesetas que se van a invertir entre 1998 y 1999 en el tren de alta velocidad Madrid-Zaragoza. Pero lo sorprendente fue la apenada precisión del ministro: "Se va a concentrar la inversión, como podéis imaginaros, en el Madrid-Zaragoza; no tenemos más remedio que continuar la Zaragoza-Lleida, pero hoy la inversión se va a concentrar en Madrid-Zaragoza".

Llama también la atención que los criterios de decisión de las inversiones públicas no responden a estudios técnicos basados en las distintas realidades económicas, sino que dependen de los intereses de partido. Arias-Salgado, respondiendo a una pregunta sobre Cuenca formulada por Miguel Ángel Ortiz, portavoz de Castilla-La Mancha, dijo: "Al final, los medios son limitados; por eso digo que hay que hablar de prioridades verdaderas del partido en cada comunidad autónoma, en cada provincia y, a ser posible, del ayuntamiento de la capital de provincia".

El ministro reconoció las dificultades de entendimiento con el Gobierno francés. "Yo no veo nunca una voluntad entusiástica de facilitar las conexiones con España por parte de Francia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de febrero de 1998

Más información

  • Arias-Salgado prolongará el AVE Madrid-Zaragoza hasta Lleida "porque no tiene más remedio"