Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discrepancias científicas sobre el daño a la salud

Las discrepancias sobre si la exposición a los campos electromagnéticos aumenta o no el riesgo de contraer enfermedades siguen abiertas. Los científicos no han dictado resoluciones concluyentes que establezcan ese vínculo, aunque sospechan que existe una relación nociva. Las compañías eléctricas niegan de forma contundente tal posibilidad.Los expertos del Instituto de Bioelectromagnetismo del hospital Ramón y Cajal han enviado al fiscal un informe, en el que se recogen conclusiones sacadas a su vez de otros estudios elaborados en países del norte de Europa.

En el escrito se lee: "El Parlamento Europeo aconseja que dentro de los pasillos de los cables de alta tensión quede excluida cualquier actividad permanente y, con mayor razón, cualquier vivienda". Se trata de una resolución del 5 de mayo de 1994.

"Los datos de estudios realizados en Suecia, Finlandia y Dinamarca", continúa el escrito enviado al fiscal, "apoyan la hipótesis de que la exposición a campos electromagnéticos tendría una influencia en el desarrollo de leucemia en niños". Sin embargo, los informes resaltan la necesidad de fomentar la investigación en este campo. Los expertos del centro sanitario advierten que los resultados de las mediciones son válidos sólo en el momento en que se realizan y que varían según el consumo de electricidad que se haga de la línea. Por la noche, el campo electromagnético es la mitad de intenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de febrero de 1998