Barbacid acepta investigar en España desde el nuevo Centro Nacional del Cáncer

También regresan los biólogos moleculares Ángel Pellicer y Eugenio Santos

Mariano Barbacid, químico español residente en EE UU desde hace 24 años, ha aceptado finalmente regresar a Madrid en los próximos meses para proseguir sus investigaciones, esta vez como director del nuevo Centro Nacional del Cáncer. Se prevé que el centro empiece a funcionar dentro de dos años con más de 200 investigadores y un presupuesto anual de unos 2.000 millones. La ciencia española se verá reforzada igualmente con la vuelta de otros dos científicos de prestigio en biología molecular y cáncer, Ángel Pellicer y Eugenio Santos.

"No hay ningún papel firmado ni ninguna decisión zanjada", matiza el director del Instituto Carlos III, José Antonio Gutiérrez. Pero tanto él como íntimos colaboradores de Mariano Barbacid dan finalmente por hecho que el investigador se trasladará a Madrid en los próximos meses, tras largas negociaciones.Mariano Barbacid, de 47 años, lleva 24 trabajando en los centros de investigación más prestigiosos de Estados Unidos. Desde allí, en 1982, identificó con su equipo el primer oncogén humano. Los deseos de volver a su país -siempre que las condiciones para el trabajo científico fueran propicias- tomaron cuerpo el pasado año, cuando dejó su puesto como vicepresidente de investigación de los laboratorios Bristol Myers Squibb, en Princeton (EE UU) coincidiendo con el cierre de este departamento.

Garantías

Era el momento de decidir su regreso a España, en dura competencia con ofertas de centros tan importantes para la investigación sobre el cáncer como el M. D. Anderson, en Houston (EE UU). "Hasta hace una semana todas sus pertenencias estaban siendo enviadas a Houston. Incluso tenía allí un piso preparado", comenta uno de sus colaboradores para explicar las incertidumbres que ha mantenido el científico hasta el último momento.Barbacid ha sido muy estricto, aseguran fuentes próximas a la negociación, en cuanto a pedir garantías de que el proyecto tendrá continuidad y medios de calidad. Hace tres años Barbacid apoyó un proyecto similar al actual, y finalmente no prosperó.

El director del Instituto Carlos III, impulsor de estas conversaciones, considera asegurado el futuro del Centro Nacional del Cáncer. Tendrá su sede en el campus del propio instituto, en el antiguo hospital Victoria Eugenia, al amparo de una fundación cuyos estatutos se ultiman en estos días.

"Calculo que las obras no empezarán hasta septiembre u octubre y que tardarán un par de años, con lo que el centro prodría inaugurarse previsiblemente entre finales del año 2000 y principios de 2001", calcula Gutiérrez.

Las obras se iniciarán con un presupuesto inicial de 1.000 millones de pesetas consignados ya este año en los Presupuestos Generales del Estado. Mientras tanto, Mariano Barbacid trabajará en dos laboratorios del Centro Nacional de Biotecnología, adonde hoy mismo acudirá de visita, según informa uno de sus colaboradores. En este periodo transitorio, el científico perfilará lo que serán sus líneas de investigación, entre ellas los genes reguladores del ciclo celular, y también diseñará su equipo. No se descarta que recupere, ya en el centro consolidado, a algunos de los investigadores españoles que hoy trabajan en Estados Unidos y otros países.

Según el proyecto inicial, el futuro Centro Nacional del Cáncer tendrá una superficie no inferior a los 10.000 metros cuadrados. La investigación que se llevará a cabo será fundamentalmente de carácter básico, si bien un área estará dedicada a la investigación básica "en la que se invitará a colaborar a las unidades de oncología clínica que hay en los hospitales españoles", afirma Gutiérrez.

Más de 200 investigadores

El centro, que persigue tener una plantilla de entre 200 y 300 investigadores, requerirá unos. presupuestos anuales de funcionamiento de al menos 2.000 millones de pesetas "y pretende autofinanciarse en sus dos terceras partes", en palabras de José Antonio Gutiérrez.La nueva generación de investigadores españoles ve con esperanza el futuro de la ciencia nacional por el liderazgo que pueden proporcionar Barbacid y también otro científico prestigioso y colaborador en algunas de sus investigaciones, Angel Pellicer. Actualmente catedrático de anatomía patológica en la Universidad de Nueva York, Pellicer ha sido invitado a dirigir el Instituto Citológico de Valencia con intención de dotarle de un fuerte impulso. Actualmente se negocian las condiciones de su incorporación.

Igualmente, tiene decidida su vuelta a España, para dirigir un Instituto del Cáncer creado por la Universidad de Salamanca, el científico Eugenio Santos, que también trabajó hasta ahora en EE UU en el campo de la biología molecular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de febrero de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50