Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Error irónico"

La exposición de Schiele ha llegado a Barcelona precedida por el escándalo del secuestro de dos óleos por el fiscal de Manhattan a instancias de los herederos de antiguos propietarios, judíos expropiados por los nazis. El coleccionista Rudolf Leopold sostiene que el problema de fondo de toda esta polémica está en "el reparto de las obras que hicieron las tropas estadounidenses después de la II Guerra Mundial". Como en algunos casos no se conocían los herederos de las obras, "se entregaron por error a otras familias". Leopold agrega: "La ironía de la historia es que los norteamericanos cometieron ese error y ahora son ellos los que han armado este revuelo para tratar de esclarecer el error".El coleccionista es tajante respecto a la legalidad de sus compras: "Todos los cuadros, incluidos los dos que se han quedado en América, están perfectamente documentados, tengo todas las facturas y documentos a disposición de la justicia, y no hay base legal para que el fiscal los retenga allí. Pero a él no parece interesarle investigar, porque ya he declarado que, sea cual sea el veredicto, llevaré el caso a otra instancia. El abogado de uno de los demandantes también. ha declarado que lo importante es armar mucho ruido para presionar al fiscal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de febrero de 1998