Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Futurología y prospectiva

Existen dos formas de abordar el estudio del futuro. Se puede, como hacen los autores de ciencia-ficción (y algunos futurólogos), partir de los últimos descubrimientos científicos en un campo determinado y extrapolar. También se pueden recoger las opiniones de expertos de variadas disciplinas. Es lo que se denomina prospectiva. El escepticismo es imprescindible. "Hay que discernir las ideas nuevas, pero también prevenir las sorpresas, buscar las contradicciones", dice Bernard Cazes, encargado de prospectiva en el plan de investigación francés de 1960 a 1992. Prever, por ejemplo, incluso antes de la aparición de los movimientos de opinión: el desarrollo del automóvil o el de la energía nuclear pueden verse comprometidos por las preocupaciones sobre el medio ambiente, generadoras de movimientos de rechazo.La recogida de la opinión de expertos -una técnica de sondeo bautizada Delphi- tiene tendencia a planchar las asperidades y las ideas avanzadas, favoreciendo las opiniones medias. La revista Scientific American propuso, en 1920, 65 descubrimientos o realizaciones técnicas para antes de 1995. Quince años más tarde, se habían realizado 25, pero se habían pasado por alto el radar, los antibióticos y las aplicaciones de la energía nuclear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 1998