Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA ETA

Eguiagaray elimina de su discurso las críticas al Gobierno

El PSOE hizo ayer serios esfuerzos de contención para no expresar su malestar con el Gobierno por algunas de sus actitudes en relación con la lucha antiterrorista. El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, ordenó silencio, y de la reunión de ayer de la ejecutiva salió un mensaje de "unidad y discreción", según comunicó el portavoz, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El portavoz del Grupo Parlamentario, Juan Manuel Eguiagaray, fue el primero en aplicar el acuerdo de la ejecutiva federal. A media tarde, antes de comparecer en el Club Siglo XXI, modificó parte de las dos páginas que dedicó a la política antiterrorista. Del texto final desaparecieron las críticas directas al Ejecutivo por su supuesta utilización partidista de la tragedia que suponen los asesinatos de militantes del PP.

"No haré comentarios públicos sobre una materia en la que nuestros numerosos desacuerdos con el Gobierno los expresamos de modo directo en la relación con el mismo, de modo bien distinto a lo que el PP entendía en la oposición". Eso fue lo que dijo Eguiagaray en su conferencia, si bien en otro momento no se contuvo en enmendar la plana al Ejecutivo. "ETA no mata concejales del PP porque la política del Gobierno sea la acertada, como ha dicho el portavoz del Gobierno, sino porque pertenecen al partido del Gobierno. Como mataron a militantes de UCD o del PSOE y como volverán a hacerlo con cualquiera que no sea de los suyos". Por la mañana, Eguiagaray había participado en la reunión de la ejecutiva, en la que hubo un vivo debate sobre la escalada de ETA. Casi la mitad de los miembros de la dirección intervinieron. No tuvieron muchos problemas en ponerse de acuerdo para respaldar la idea de "unidad y discreción" subrayada por Rubalcaba al terminar la reunión.

González pide discreción

El ex secretario general Felipe González, al que se le preguntó por el último altercado entre populares y socialistas, también se atuvo al guión y dijo que no hay que polemizar en público sobre la lucha antiterrorista. "Cuando haya algo que decir, que se aporte directamente al Gobierno. Las cosas que hay que decir en este momento, después de este comportamiento salvaje de ETA -que no es nuevo y venimos viendo desde hace mucho tiempo-, prefiero decirlas a mi partido y al Gobierno", señaló.Una de las preocupaciones de algunos miembros de la dirección del PSOE fue sobre la dinámica que se ha abierto con la presencia masiva del Gobierno en los funerales y la enorme repercusión que tienen los atentados en los medios de comunicación. El temor de que ETA esté consiguiendo su objetivo de condicionar la vida de todos los españoles fue expresado por varios dirigentes. De ahí que Rubalcaba subrayase "la pertinencia" de abrir un debate entre medios de comunicación y grupos políticos en tomo al viejo dilema de si se debe dar publicidad o no a los atentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 1998