Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército libanés persigue a un clérigo rebelde expulsado de Hezbolá

El Ejército libanés desarrolló ayer una auténtica caza del hombre para capturar al jeque Sobhi Tufaili, un clérigo shií radical con quien se enfrentó el viernes en una sangrienta batalla que provocó 50 víctimas. Aunque el número de muertos y heridos no está aún claro, el Ejército ha reconocido al menos tres bajas en sus filas. Otras dos mujeres fueron enterradas el sábado, y los cuerpos del jeque Jodr Tlays y de otros dos hombres fueron vistos en el hospital. Los hombres de Tufaili sostienen que han sufrido 18 bajas.

Las tropas rodearon el pueblo de este clérigo antioccidental, Britel, en el este de Líbano, aunque relajaron el control para permitir la entrada del funeral desde la vecina Baalbek con el cuerpo del jeque Tlays, mano derecha de Tufaili. Tufaili fue expulsado hace una semana de Hezbolá (Partido de Dios), el grupo integrista islámico proiraní que él mismo lideró en los años ochenta, en la época de los secuestros de extranjeros y de los ataques suicidas. El jeque provocó los enfrentamientos al ocupar, el pasado viernes, una escuela de Baalbek dirigida por Hezbolá.

Mientras, la aviación israelí bombardeó ayer dos supuestos objetivos de Hezbolá en el sur de Líbano. Fue el séptimo ataque israelí de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 1998