El Gobiemo indulta a dos médicos condenados por aborto, pero les multa con 300.000 pesetas

"La solución sería una ley de plazos" afirma uno de los facultativos

Los médicos Gerrit Jan Bosma y Rolin Julio Roberts, condenados a dos años de prisión por un aborto, fueron indultados ayer por el Consejo de Ministros. Se perdona la privación de libertad, pero se sustituye por una multa de 300.000 pesetas para cada uno. Jan Bosma y Julio Roberts fueron ondenados por la Audiencia de Barcelona a dos años de cárcel y uno de inhabilitación en 1990. Julio Roberts dijo ayer estar "contento", aunque añadió que la solución para que los médicos dejen de estar inseguros es "la ley de plazos u otra fórmula en la legislación sobre el aborto".

Desde mayo de 1997, los facultativos permanecían a la espera de la decisión del Gobierno sobre su indulto. Ambos pasaron por unos días de incertidumbre el año pasado cuando el tribunal de Barcelona que les condenó resolvió primero ordenar su ingreso en prisión para, despúes, suspender la ejecución de la condena a la espera de la tramitación del indulto.Enric Leira, defensor de los dos facultativos ahora indultados, manifestó ayer su satisfacción por la decisión del Gobierno, aunque mostró cierta extrañeza por la imposición de una sanción económica.

La decisión del Consejo de Ministros, según explicó el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez, ha sido "conmutar la pena privativa de libertad, pendiente de cumplimiento, por una multa de sesenta días, a condición de que no se vuelva a cometer delito doloso durante el tiempo normal del cumplimiento de la condena".

"En cualquier caso lo importante es que no tienen que entrar en prisión", puntualizó el letrado, para quien el caso ahora queda definitivamente zanjado puesto que la pena de inhabilitación de un año ya está cumplida. "Por un lado, estoy contento porque era lo que esperábamos después de tanta incertidumbre ya que a nadie le gusta estar pendiente de entrar en la cárcel. Aunque ya es hora de que los médicos dejemos de estar en una situación de desamparo en lo tocante al aborto. Mientras no haya una ley de plazos o se busque, otra fórmula los facultativos seguiremos estando inseguros", manifestó a este periódico Julio Robles.

El caso por el que fueron condenados fue el de una mujer con fuertes desaveniencias conyugales que, pese a llevar el dispositivo intrauterino (DIU), se quedó embarazada. El ginecólogo. de la Seguridad Social le aconsejó abortar y ella fue a la Clínica Aragón, donde fue atendida. Josma la recibió y Robles practicó el aborto. El problema surgió cuando el marido presentó denuncia por aborto ilegal. La mujer fue condenada inicialmente a seis meses de prisión, pena que fue conmutada por el Supremo.

[Varias asociaciones de mujeres aplaudieron ayer el indulto, pero pidieron una ley de interrupción voluntaria del embarazo "que no haga necesarios los indultos".Cristina Almeida, presidenta del Partido Democrático de la Nueva Izquierda, defendió ayer la despenalización del aborto en las primeras semanas de embarazo.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de enero de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50