Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Aldana dirigirá la Secretaría General de Ciencia y Tecnología en Moncloa

Aznar quiere una mayor coordinación de los ministerios que investigan

Una mayor coordinación de las actividades de investigación y desarrollo (I + D) en los distintos ministerios e instituciones es el objetivo de la Secretaría General de Ciencia y Tecnología que se creará próximamente en La Moncloa. La persona elegida para dirigirla, con categoría de director general, es Fernando Aldana, actual director general de I + D en el Ministerio de Educación y Cultura. Su nombramiento llegará en las próximas semanas al Consejo de Ministros, y con él se concretará el mayor impulso político que pretende dar el Gobierno a la coordinación de la investigación.

La creación de esta oficina, cuyo nombre definitivo fue confirmado ayer por Presidencia del Gobierno, fue anunciada el pasado mes de diciembre tras la reunión del pleno de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT) presidido por José María Aznar. Su director dependerá directamente de Aznar y absorberá la coordinación de todos los ministerios e instituciones, las relaciones autonómicas e internacionales y las grandes instalaciones científicas. Entre los ministerios con presupuestos importantes de I + D están, además de Educación, Industria y Defensa. Se trata, según fuentes próximas a la gestación de esta oficina, de separar las funciones de coordinación, prospectiva y elaboración de directrices y prioridades de las funciones de gestión. El objetivo, un sistema más eficaz de gestión coordinada de los presupuestos de I + D de la Administración, una mayor competitividad de las empresas españolas y que la I + D contribuya a elevar el nivel de vida.Antes de este anuncio, el Gobierno había intentado coordinar los organismos públicos de investigación y ahorrar altos cargos haciendo que se integraran directamente en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), lo que se redujo finalmente a la creación de una comisión para su coordinación.

No se trasladará

A falta de concretar detalles, se sabe que Aldana no se trasladará físicamente a la Moncloa y dispondrá de un equipo de unas 20 personas para llevar a cabo su labor. La oficina coordinará la elaboración del siguiente Plan Nacional de Investigación o su equivalente, que abarcará más áreas y que debe aprobar la CICYT, cuya presidencia ostenta Aznar desde que el Partido Popular llegó al poder. El actual plan nacional no gestiona más que el 10% de los fondos de I + D de que dispone la Administración.El nombramiento de Aldana implica el trasvase de un director general del Ministerio de Educación y Cultura a Presidencia del Gobierno. "El ministerio se queda el plan pero el cargo pasaría con Aldana a la Moncloa", según frase de un alto cargo. Así, el ministerio será reestructurado. La actividades relacionadas con el Plan Nacional de Investigación pasarán a depender del director general de Enseñanza Superior, Tomás García Cuenca, y ésta será la única dirección general de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación, que dirige Manuel Jesús González.

Según fuentes del Ministerio de Educación, no se producirán cambios en el proceso de evaluación de los proyectos que solicitan los fondos del Plan Nacional de Investigación, aunque sí previsiblemente una mayor coordinación de las distintas fuentes de financiación (plan nacional y ministerio).

Parálisis

La gestión de la ministra Esperanza Aguirre se ha caracterizado por la falta de iniciativas y nuevas medidas en relación con la ciencia y tecnología. El equipo actual de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación está dirigido por especialistas en historia de la economía. Entre los temas pendientes está la construcción de un gran telescopio en Canarias, la única gran instalación en proyecto actualmente en España.Los presupuestos destinados a investigación y desarrollo han iniciado este año una tendencia al alza después de sufrir un importante retroceso en los últimos años de Gobierno socialista, pero la modesta meta del 1% del PIB, la mitad de la media que Europa dedica a la investigación, sigue todavía lejana.

Los rumores sobre el nombramiento de Aldana están recorriendo la comunidad científica, que en estos casi dos años se ha sentido generalmente desatendida por el Gobierno, sin encontrar interlocutores válidos. Unos consideran que la oficina será similar a la Oficina Presupuestaria y no creen que tenga poder ejecutivo. Otros temen lo que pueda hacer Aldana respecto a la ciencia básica si tiene mayor poder ejecutivo, ya que repetidamente se ha manifestado partidario de impulsar la investigación aplicada ligada a las empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1998