Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dureza del discurso de Fidel Castro disgusta al Vaticano

El Papa y el líder cubano conversaron a solas durante 45 minutos

La bienvenida al Papa "ha sido un mal comienzo", según un diplomático europeo en La Habana. Las palabras que el presidente de Cuba pronunció el miércoles por la noche ante Juan Pablo II suscitaron ayer reacciones de malestar en el séquito del Vaticano y entre los obispos y políticos españoles. El discurso no sorprendió, de todas formas, al portavoz de la Conferencia Episcopal, José Sánchez, para quien "Fidel Castro hizo un cálculo político" y aprovechó la oportunidad de hablar a cientos de millones de espectadores. En Santa Clara, el lugar en el que reposan los restos del Che Guevara, Juan Pablo II criticó la intervención del Estado en la vida privada de los individuos. El Pontífice, en su primera homilía en tierra cubana, defendió la educación religiosa y la libertad de asociación, y lanzó serios ataques contra el aborto, la infidelidad matrimonial y el divorcio.Posteriormente, el Papa y Fidel Castro mantuvieron en el palacio de la Revolución una reunión de 45 minutos de la que no trascendió su contenido. Durante la entrevista, el Papa regaló a Fidel un icono bizantino, y el líder cubano correspondió al Pontífice con una biografía del padre Félix Varela, en proceso de canonización en Roma.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1998