Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra amenaza de dimisión de un ministro agrava la crisis del Gobierno israelí

, La crisis del Gobierno israelí se ha reabierto con la amenaza de dimisión del ministro de Defensa, Isaac Mordejai, uno de los últimos miembros moderados del Gabinete que preside Benjamín Netanyahu. Mordejal, que ya había considerado la posibilidad de dimitir en el transcurso de la crisis protagonizada por el ex ministro de Exteriores David Levy, hace una semana, aseguró que dejará el Gobierno "si Netanyahu no lleva a cabo antes de tres meses un repliegue significativo de Cisjordania".

La nueva amenaza de una de las escasas palomas del Gabinete y la presión de la ultraderecha, que se opone a la retirada que promueven los moderados, ha situado al primer ministro israelí en una delicada posición, en la que cualquier movimiento puede provocar su caída. Ese ambiente ha propiciado que Netanyahu se haya mostrado impasible ante las demandas del mediador norteamericano para Oriente Próximo, Dennis Ross, que hoy concluye su. gira por la región tras intentar en vano que israelíes y palestinos avancen en el proceso de negociación.Netanyahu no sólo no ha dado señales de flexibilidad en la cuestión del repliegue, sino que ha planteado nuevas exigencias para llevarlo a cabo y también, en sesafío a la petición de Washington de que se abstenga de acciones. unilaterales, se ha lanzado a la construcción desaforada de viviendas en las colonias de los territorios ocupados. Más de 500 nuevas casas han sido autorizadas en los últimos días en los disputados asentamientos que rodean Jerusalén.

Netanyahu ha echado mano a todos los golpes de efecto imaginables para mantener unida su coalición de gobierno y conseguir la aprobación de la segunda fase. del repliegue, a la que está obligado por los Acuerdos de Hebrón, firmados hace un año.

Después de intentar que Dennis Ross le prometiese que no será forzado a la tercera retirada comprometida en estos acuerdos (retirada de la que Estados Unidos dio garantías a los palestinos), el último conejo sacado de la chistera de Benjamín Netanyahu es la división del segundo repliegue en dos decisiones del Gobierno israelí.

Propuesta de devolución

En el transcurso de una reunión con los líderes de los partidos que le apoyan en el Parlamento, Netanyahu reveló que se propone tomar la decisión sobre el porcentaje de territorio que será devuelto a los palestinos "antes del viaje a Washington" para entrevistarse con el presidente norteamericano, Bill Clinton, el próximo día 20. Pero la aprobación del repliegue en sí quedará en suspenso "hasta que se pruebe el cumplimiento de sus obligaciones por parte de la Autoridad Palestina".El periodo entre ambas decisiones podría ser de meses, según detalló Netanyahu a sus aliados. En un discurso ante parlamentarios judíos de distintos países, el primer ministro israelí aseguró que "ningún otro Gobierno puede llegar a la paz con los palestinos", y restó importancia a las amenazas de la ultraderecha de votar una moción de censura, porque "saben que la alternativa son los laboristas, y volverían a las fronteras de l967".

[Por otra parte, un grupo de extremistas israelíes pincharon en la noche del miércoles al jueves los neumáticos de 43 coches pertenecientes a palestinos en el barrio mixto de Abou Tour, en Jerusalén Este, según informó ayer la agencia France Presse. La policía atribuye los ataques a los miembros de Kach, un grupo racista antiárabe que fue declarado ilegal hace tres años pero que sigue activo].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998

Más información

  • Isaac Mordejai, titular de Defensa, insiste en un tercer repliegue