Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los democristianos de Chile están cada vez mas divididos sobre Pinochet

, La posibilidad de que los partidos del Gobierno chileno presenten una acusación constitucional en la Cámara baja contra el general Augusto Pinochet para impedirle asumir como senador vitalicio ha quedado en manos del Partido Demócrata Cristiano (PDC), de donde surgió la iniciativa. La oposición a esta acusación ha crecido en el seno de este partido, lo que la ha debilitado. Aunque el Partido Socialista ha anunciado su apoyo, el Partido por la Democracia ha dicho que se sumará si la presenta toda la coalición oficialista. El Gobierno la ha rechazado categóricamente. Los tres partidos citados son los principales miembros de la coalición gubernamental.

Un grupo de 12 diputados del PDC informó ayer de su negativa a acusar a Pinochet por considerar que resultarían afectadas ''gravemente las relaciones cívico-militares". Según ellos, aunque existen sobrados fundamentos para la acusación, es inadecuado hacerlo cuando el general es jefe del Ejército.

El jefe del grupo democristiano, Mario Acuña, uno de los que anunció la presentación, afirmó ayer que mantiene su esperanza de que, el consejo del PDC, el lunes, resuelva apoyar la idea. Un grupo de consejeros nacionales, democristianos planteó la víspera su apoyo a la acusación.

El Gobierno, que considera "inconveniente e injustificado" acusar a Pinochet, porque se pone en peligro una sucesión sin conflictos en la jefatura del Ejército, acogió favorablemente la propuesta de establecer un plebiscito para lograr la eliminación de los senadores a dedo. Esta idea, que está contenida en el programa de Gobierno, requiere sin embargo de una reforma constitucional que sea aprobada por los mismos senadores que serían suprimidos.

La derecha acusó al Gobierno y a los partidos que lo respaldan de hacer retroceder ocho años el país, hasta el momento en que Pinochet dejó la presidencia, en marzo de 1990, al revivir un clima de enfrentamiento. El Ejército se tragó en silencio el acuerdo de rechazo y repudio a la llegada del general al Senado, aprobado el miércoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 1998