Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton mantendrá a sus tropas en Bosnia más allá del plazo fijado para junio

Bill Clinton ya ha decidido que las tropas norteamericanas permanecerán en Bosnia más allá del plazo de junio de 1998, según informó ayer la Casa Blanca. Esa decisión, que el presidente de EE UU anunciará hoy o mañana, es uno de los elementos con los que quiere marcar un regreso espectacular a la escena política nacional e internacional.

La treintena de países asociados en la OTAN exigieron ayer en el Consejo Euroatlántico -hereredero de la Asociación por la Paz- que EE UU mantenga esa presencia en Bosnia después de junio próximo, cuando acabe el plazo de vigencia de las fuerzas de estabilización de la OTAN (SFOR). Junto a ello, reclamaron que la nueva fuerza se legitime por un mandato de la ONU y sea dirigida por la OTAN.Estas son las tres condiciones para la participación de los países asociados en la post-SFOR, sobre cuya continuidad -más o menos modificada- se decidirá entre enero y marzo próximos.

La propuesta de la secretaria de Estado, Madeleine Albright, de enviar a Bosnia una policía paramilitar, cosechó ayer amplio respaldo. El ministro español, Abel Matutes, la ubicó "en el espacio de actuación entre las fuerzas militares de SFOR y el correspondiente a la ITPF", grupo policial internacional que ejerce como escuela de las policías locales. Albright exigió el miércoles a sus aliados que hicieran "más, mucho más" en el esfuerzo policial, alegando que EE UU lo financia en un 90%. Le replicaron que Europa, con 701 hombres, triplica los efectivos de Estados Unidos (189), y que "el riesgo debe ser compartido".

Ayer se registró otra polémica. Fue en el Consejo Permanente OTAN-Rusia. El ministro de Exteriores ruso, Yevgueni Primakov coló en su agenda de trabajo la discusión sobre el "desarrollo de las infrastructuras" militares, con objeto de controlar el proceso de ampliación de la Alianza al Este, pues el Consejo actúa por consenso, es decir, con veto. La OTAN replicó que eso se refería solamente a las infrastructuras de cada parte, pero no a las de los tres países invitados a unírsele, Polonia, Hungría y República Checa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 1997

Más información

  • Polémica en el Consejo OTAN-Rusia